15 may. 2015

Tenemos chica nueva en la oficina... Aidixy

Acabo de mirar que mi último post lo publiqué el 14 de abril y era una receta sobre cómo hacer un cous cous rápido y rico rico, pero según toda Biblia bloguera, te recomienda que no pase mucho tiempo sin publicar, o sino, tu audiencia se olvidará de ti. Toda la razón del mundo, pero ¿qué pasa si un torbellino de entrevistas, compra de ropa, medio organización marujil, te chupa y no te escupe ni a la de tres? Pues que os pasará como a mí, que de higo a brevas me acordaba que tenía un blog y que era bloguera! 

¿Qué a que viene todo este rollo que os he soltado? Sencillo, estoy intentando medio salir en ese caos que ha sido mi vida en estas últimas 3 semanas, donde he ido cual pollo sin cabeza, dando bandazos de un lado a otro. 

Y como algunas veces he utilizado esta plataforma mía de mis amores para contaros cómo va siendo mi vida, no podía dejar de contaros que ¡he encontrado trabajo! pero no un trabajo de estos que echas por echar, para ver si sales de la empresa más grande de España, no no señoras, de mi Máster! Estoy que aún no me lo creo. 

Así que sí, en mi nueva oficina la frase más escuchada estos días ha sido: Tenemos chica nueva en la oficina... Aidixy!




Ahora mismo he comenzado haciendo prácticas por mi máster, pero hay muchas muchas posibilidades que dentro de 6 meses eso se consolide como un contrato ¡ja! ¡Qué no lo me creo oye! El horario, a ver, si soy sincera no es la panacea de la conciliación familiar, peeeeeeeero ni una queja tengo y os cuento:

La empresa cuando comencé me informó que iba a trabajar de lunes a jueves (sí sí, que los viernes no curro! no me lo creo... justo el día de descanso del padredelasfieras... esto me ha llovido del cielo), y me dieron a elegir 2 tardes, así que elegí los lunes y miércoles que ya veréis porqué. 




Por las mañanas entro a las 9:30, así que me levanto a las 7:30, me da tiempo a desayunar tranquila, despertar a las monsters, hacerles el desayuno... Hay dos días que las llevo al cole junto al padredelasfieras cual happy family de anuncio. 

Otros dos días nos despedimos en la puerta de casa y ellas van para un coche con su padre y yo para el otro (todo muy muy rollo americano eh? que solo me falta la taza de café en la mano). Esos dos días, almuerzo con mis padres porque ya de antes almorzaba sola en casa (que no sabéis lo que es ahorrarse el salir del trabajo y tener que hacerse una misma la comida, quita quita, que como cocina tu madre, nadie!)

Y vuelvo a la oficina por la tarde a echar el resto. ¿Y las monsters qué? simple, elpadredelasfieras tiene el turno partido justo esos días (que por eso los escogí, está claro), él las recoge, se encarga de las meriendas, baños y demás. 

Una hora antes de yo salir de la oficina, mi hermana le hace el relevo al padredelasfieras (vuelve al trabajo), y se encarga de darle las cenas, cuando yo llego las monsters han terminado de cenar, y les pongo su pijama, leemos un cuento, besito de buenas noches y a dormir!

¿No es maravilloso? Es cierto que esos dos días que trabajo jornada completa, llego un poco, como que un poco hecha una mierda a casa, seamos claros, porque salgo de mi casa a las 8:35 y no vuelvo hasta las 21:00, pero bueno, no me quejo. 

¿Y qué sucede los otros dos días? pues que almuerzo con elpadredelasfieras, y a la salida del cole/guarde, ahí estoy yo para recoger a mis monster del alma. ¿Y el viernes? Pues el padredelasfieras me quita la alarma, y él se encarga de las niñas para llevarlas al cole y pasamos la mañana juntos ¡no me lo creo!



¡Encantada! La oficina la forma un equipo joven desde los veintipocos años, así que el ambiente es muy distendido. Allí todos están dispuestos a echarte una mano si te ven que no sabes que hacer. Tanto mi supervisor como mi jefe son apañadísimos, de estas personas que te ayudan a sentirte integrada de una forma rápida. 

¿Sabéis lo mejor? que no me tienen como a la típica becaria ahí sentada en un esquina a la que nadie atiende ni mira (becaria = planta de plástico de decoración). Sino que siempre que se encierran en el despacho a discutir alguna nueva campaña enseguida me llaman, me piden consejo, que les de mi opinión; y seamos sinceros, eso sucede es muy pocas oficinas y más cuando solo llevas 2 días contados!

El resto del personal es majísimo, desde la recepcionista hasta la señora de la limpieza, de verdad, muy amables, que te preguntan por cómo ha ido tu día anterior y se interesan por ti (no en rollo cotilla tipo: vamos a ver quien es esta. Sino de rollo guay, del que mola, del que crea compañerismo).

¿Qué trabajo mucho? pues sí, pero como es en algo que me gusta y que estoy estudiando, pues es que estoy encantada jajajaja. 

¿La guinda del pastel? pues que por trabajar en esa oficina, me han dado la posibilidad de ir a clases de inglés gratis y sacarme un título de Cambridge, así que la semana que viene, comienzo mis clases del B1, aayyyyyyyyy 


¡No me lo creo!

30 abr. 2015

Receta Cous Cous fácil versión Aidixy

Buenas a todos,

Este jueves quiero traeros una de mis recetas favoritas, de estas que puedes preparar en escasos 15 minutos (y mucho estoy diciendo ya), y que por sabrosa y rica no tiene parangón. Podríamos enmacarla como una receta: buena, bonita y barata. Es una receta que varias veces he compartido por twitter, Cous Cous versión Aidixy

Sí, digo versión Aidixy, porque normalmente, el cous cous es un plato muy elaborado, me refiero al cous cous típico, el que se hace en una couscutera, el marroquí. 




Recuerdo cuando era pequeña, e iba a Melilla a visitar a mis familiares de allí, y cuando tocaba visitar a mi abuela, tenía un rico cous cous preparado. No lo preparaba ella, allí es típico tener moritas que ayudan con las tareas domésticas o son niñeras (y por favor no os toméis el término "mora o morita" como despectivo, considero que en la Península si se suele usar más de forma despectiva; mientras que en zonas como Ceuta y Melillla no se dice con esa connotación negativa, no os rasguéis las vestiduras. Es más, los mismos marroquíes que viven allí se denominan así entre ellos, pues no sienten esa connotación racista como sucede en la Península). Pues la de mi abuela, aún la recuerdo, Mina, que mujer más agradable y que bien se portaba con nosotros, la pobre ya falleció hace mucho.  Recuerdo los dientes de oro que tenía, y como sonreía mucho, siempre los enseñaba; o las palmas de sus manos y pies pintadas con henna y el olor que desprendía a esa planta. Era mayor, pero tenía una mano haciendo cous cous... que delicioso que estaba. Si tenéis oportunidad de probar el auténtico cous cous marroquí, os lo recomiendo al 100%, porque ese sabor especiado, ese cordero tan rico... Menos el tema de comerlo con las manos, que yo con lo escrupulosa que soy, me es imposible, por lo demás, es un manjar. 

En España es complicado encontrar el típico cous cous, así que venden el versión "rápida", ese que no requiere de couscutera, y del cual es obligatorio un paquete perpetuo en mi casa, porque no sabéis la de veces que me salva de complicarme en la cocina. No suelo ponerlo como plato único, sino como acompañante. 

Y ¿qué porqué me enrollo tanto? sencillo, es que la receta es tan corta, que me iba a quedar un post enano, y os reconozco que he entrado en un bucle de recuerdos... 

Vamos a ello...



¿Y la preparación? Chupá!

 Poner una sartén a fuego medio con un poco de aceite. Cuando esté caliente, poner la cebolla picaita y los ajos picaitos. Marear un poco. Espolvorear con el jengibre que es en polvo, porque el fresco me resulta muy fuerte, y mis niñas me dirían tururú. Mareamos otro poquito. Espolvoreamos un pelín de pimienta de cayena (este ingrediente es opcional, dependerá si os gusta mucho o no el picante). Retirar del fuego cuando la cebolla y los ajitos estén doraditos.


Preparamos el cous cous tal y como indica el paquete. Lo típico es que os digan que se pone una cantidad de agua a hervir (suele ser el mismo número de gramos de cous cous utilizado),  con un poco de sal y aceite y que cuando este agua rompe a hervir, retirar del fuego y añadir el cous cous. Mezclar muy bien, tapar y dejar reposar X minutos. Bien, aquí nosotros haremos una pequeña variación. Cuando pongamos el agua a hervir, pondremos la media pastilla de caldo de carne. 

Cuando el cous cous esté listo, se debe de poner de nuevo al fuego, pero fuego flojito. Pondremos una nuez (eh Remorada? ;)  ) de mantequilla, mezclaremos bien, y echaremos encima el sofrito de la sartén. Volver a mezclar, y servir. 


¿Una variación facilona? Ayer mismo como no tenía ganas de picar las verduras y tal, lo único que hice fue espolvorear un poco de comino sobre el cous cous ya listo. Las niñas rebañaron el plato. 

Como veis es un plato muy versátil, que acepta todos los ingredientes que queráis, la complicación e imaginación, es cosa vuestra. 

¡Nos leemos!

28 abr. 2015

Tendencias Decoración Dormitorio Infantil

Hoy vengo a hablaros de un tema que me ha tenido con la cabeza echando humo, un par de meses al menos. Las tendencias en decoración de los dormitorios infantiles que me encantan, que consiguen que desee volver a ser niña para montarme así mi dormitorio, y no con esos globos rosas que tanto odié.



Y es que todo comenzó una mañana que fui a despertar a las niñas para ir al cole. Ellas duermen en un dormitorio contiguo al nuestro, es pequeño, no es de gran tamaño. Duermen (o mejor dicho, dormían) en una cama nido que nunca me hizo gracia; me parecen un armatoste, ocupan mucho espacio en el dormitorio, e impide a los niños aprender a hacer la cama, porque es a mí misma ¡y me cuesta! pero nos la regalaron porque no la querían y elpadredelasfieras aceptó aunque yo tenía el morro doblao (por suerte, le hemos encalomado a otra familia la camita de marras). 

Pues imaginaros un dormitorio pequeño, con una pedazo de cama nido, que cuando se abría, prácticamente se comía todo el cuarto. Además estaba la cómoda que era del primer dormitorio de MiniMonster cuando nació. Vamos... ahí había un chumichurri de estilos, que me provocaba mala epilepsia nada más entrar. 

Normalmente suelo tener claro qué quiero y cómo lo quiero, pero esta redecoración me sobrepasaba. Por lo que fui directa a Pinterest para ver cuales eran las tendencias en decoración de los dormitorios infantiles. Eso me sirvió para saber qué quería y que no quería, luego decidir entre lo que sí me gustaba, era harina de otro costal. 

En este post quiero mostraros aquellas tendencias de decoración que me gustaron, en cuales me he inspirado porque aún no puedo decir que tenga los dormitorios listos. Cuando estén terminados, escribiré un post mostrando cómo han quedado, y con los precios, para que veáis que se puede redecorar 2 dormitorios de arriba abajo, gastando poco. 

Vamos a ello!












¿Os gustan las tendencias que he escogido para el dormitorio de las niñas? ¿Os gustan las tendencias de este año? ¿Os animáis a pegarle un cambio de look a los cuartos de vuestros enanos?

¡Nos leemos!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...