15 sept. 2012

El Segundo Embarazo

 No sé vosotras, pero yo, en mi segundo embarazo me he vuelto loca buscando información por la red sobre eso mismo. Porque desde mi punto de vista, es bien diferente al primero en todos los aspectos que le rodea.

Imagen de mi Propiedad

    Centrémonos en primer lugar en el cuerpo, y ojo que siempre hablo sobre mi propia experiencia y cada mujer es un mundo. Si con mi primera hija, a partir del tercer mes, ya empecé a necesitar ropa de premamá, aunque fuese mi misma talla, pero con la patente en la barriga para ir más cómoda, en este segundo embarazo, ya desde el segundo mes, tuve que empezar a rebuscar entre mis prendas de premamá. Ya me había salido la típica punta en la barriga, que toda embarazada le horroriza apretar lo más mínimo con las prendas de vestir. ¿Y el pecho?, pues ni contaros que los cambios se hicieron evidentes al poco tiempo, y ya tuve que volverme loca buscando sujetadores de una talla y una copa más!! y eso que estaba de poquísimo.

    Referente a molestias, de mi anterior embarazo me quedó por ahí coleando una leve ciática que muy rara vez hacía aparición. Pues con el segundo embarazo, estando de unos cuatro meses, ya se presentó un día y no se marchó oye, que pasamos de ser el bebé y yo, a ser, el bebé, yo y la ciática.

Pasaba del típico latigazo que se me iba la pierna sola, a una punzada contínua durante semanas.  ¿y la hinchazón? mira que se lo dije a mi marido cuando estaba embarazada de la primera: por favor, el siguiente embarazo, que no caiga en verano, por favor, calor no. ¿no quieres caldo? ¡Pues toma dos tazas!, mi fecha probable de parto para el 31 de julio.
Claro la gente que vive en el norte de España, pues aunque estén  en pleno julio, suele ser un verano más cálido, pero yo vivo en todo el sur, y para mí el verano con las calores del embarazo, empezaron en abril, que ya iba al trabajo en mangas cortas, con el abanico y la botella de agua fría para evitar los temidos desmayos por bajada de tensión. 

Y normal, ¿qué le pasaba a mi cuerpo? pues que ya no tenía ni pies ni piernas, yo era Fiona, la mujer de Shrek. Los zapatos dejaron de entrarme, fuera anillos, pulseras, relojes... la piel me tocabas y se quedaba la marca del roce, claro, de la cantidad de líquido que tenía retenido, y eso que mira que bebía, y bebía y bebía, nada de cualquier agua,no,no, ¿qué Solan de cabras es la mejor para el riñón y para depurarte?, allá que veníamos del super tan cargados que parecía que iba a venir una sequía para un año. 

Y venga botellas de 2l diarios, y las piernas, igual o más hinchadas, la gente me decía que me moviese, je! este es otro asunto bien divertido de la segunda maternidad, ¿moverme? será que ¿tenía que estarme tranquila y descansar no? porque con una hija de 4 años, ya me diréis quién era la bonita que podía estar descansando y sin moverse. 

    Porque ahí vamos, que es que el segundo embarazo, no tienes esos momentos de relax, de llegar del trabajo, desconectar los teléfonos, dormir y dedicarte a ti como su no hubiese nada más....no,no,no,no, con el segundo embarazo llegas a casa y empiezas: abres los armarios y nevera, para ver como andas de provisiones y para planificar la cena de la familia; das tu ronda por la casa para ver cual es el nivel de desorden que tiene ese día, y si puedes pasar de la casa ese día (jugándotela a subir un nivel más de desorden) o si tienes que meterte en faena; vuelves a mirar toda la comida que tienes, para planificar el almuerzo del día siguiente; miras el calendario que te han dado en el cole de tu hija, para ver si lo que os dice que mañana tiene que llevar a desayunar tienes; como todos los puntos anteriores sean negativos, ya sabes!! toca visita relámpago al super con la barriga, el carro de la compra, tu hija, la lista, la ciática y tú.

Pero seguimos!!! ahora, la niña, que trae una notita del cole en la mochila de cosas necesarias que tiene que llevar al día siguiente, y tú: pero nena! ¿por qué no me has dado esa nota antes? que acabamos de llegar del super y la mitad de las cosas que te piden no las tengo en casa!! (seamos sinceras, a mi es que se me olvidaba hasta mirar la mochila de mi hija cuando la traía de vuelta del cole, bendito padre que estaba ahí en todo). 

Cuando ya has solucionado todo eso, te acuerdas de la lavadora, que va el uniforme de la cría, y claro, no le pones cualquier otra ropa, porque es que la mía, pantalones que le ponía, pantalones que al día siguiente tenía que tirar porque me los traía con agujeros, pues, ponte con la lavadora!! y seguimos recogiendo la casa, con mi enana detrás diciendo que quiere jugar conmigo, que pintemos, ¡qué pintemos! unos sudores frios te caen por la frente porque te quieres morir ante esas palabras, porque ella... quiere pintar con acuarelas y temperas!! ¿más limpiar? madre mia, y solo son las 19:30, a ver si llega la noche y pierdo el conocimiento.

Te toca meterte en la cocina a hacerle una cena digna a tu hija, porque eso de freirle unos nuggets para una noche y salir del paso, vale, pero como dieta diaria, pues como que no. Recoges cocina, preparas la mesa, y ya te has montado en las 20:30!!! NENAAAAAAA A COMER!!!! venga la cria comiendo, acuesta a la nena, leele un cuento, besito de buenas noches y a otra cosa!!!

Cuando llega la noche, estás reventada, que solo quieres ducharte y acostarte, pero... tienes que echarte las cremitas para las estrías (y es cuando te preguntas ¿por un día sin echármela no pasará nada,no? al fin y al cabo en el primer embarazo lo cumplías a rajatabla y te salieron estrías en todas partes, así que por esta noche paso); que si la cremita para la cara para evitar la máscara de la embarazada (bueno, pero voy a dormir, ahí como que sol no hay, otra cosa de la que paso); como no te ves las piernas por la barriga, te tocas para ver si soportan un día más sin pasarte la cuchilla (aquí el marido que no toque las piernas y todos contentos); te miras el pelo, que desastre, en cuanto pueda voy a la peluquería a cortarmelo, total, en cuanto nazca la hermana no tendré tiempo ni de peinarme. ¿Me lo seco con el secador? no, quita quita, que eso me quita tiempo de sueño, y a la cama que te metes directa, destrozada, cansadísima, y ves el reloj, y te va a sonar la alarma en 7 horas para ir a trabajar..... te dan ganas de llorar, pero prefieres descansar para no perder tiempo. 

    Tema laboral, en el primer embarazo había que hacer cualquier cosa y tú: "uy, yo no, yo no, que estoy embarazada y no me puedo alterar ni estresar." En tu segundo embarazo, sabes que puedes hacerlo que tu bebé estará bien, porque ya toleras mejor el estrés sino que te lo digan sobre el apartado anterior. Te ves más capaz de hacer cosas que en el anterior ni se te hubiese pasado por la cabeza, te sientes más segura y sabes que tu límite es mayor (ojo, jamás hagamos sobreesfuerzos, que eso de ser una super woman, para los cómics, que nosotras somos ya mamás) Pero nos vemos más fuertes, porque de hecho lo somos, y la primera maternidad así se encarga en demostrárnoslo. 

    Ahora sobre los temas médicos, aqui ya, vamos de sobradas... te preguntan: - "¿eres primeriza?" "-no,no, yo ya soy madre, sé de que va esto, este es mi segundo embarazo." Y te sientes lo más. ¿las analíticas? ni te enteras, en tu primer embarazo pensabas que era lo peor hasta que van llegando otras pruebecitas. ¿las ecografías? el especialista ahí explicándote que eso es un hueso, que eso es la cabecita, y tú con las preguntas ya de segundo de carrera de medicina, porque claro, sabes reconocer perfectamente la columna de tu hija, y le ves los dedos, tabique nasal y sabes que esa bolsa negra es el estómago, por favor, que no soy primeriza; yo quiero información más técnica ya. Si, lo sé, podemos llegar a ser algo petardas.

¿Prueba o´sullivan? je! aquí no me pilláis, en mi anterior embarazo, el día de antes me metí un atracón de galletas, claro, me salió alta, y me mandaron a la durísima y horrible prueba de la curva completa; esta vez  me preparé, el día de antes, no tomé casi nada de azúcar, sabía a lo que me exponía, asi que fui cargada de revistas, iphone con batería llena, abanico... vamos, para pasar lo mejor posible el mal rato, a mi me van a pillar.... que no soy primeriza hombre!! ¿exudado vaginal? eso no es ná!!! y así con todo, ya vas preparada, sabes a lo que te enfrentas con lo que ese miedo a lo desconocido no lo tienes. 

    Asunto divertido, los preparativos, aquí si con el primero intentamos ser previsoras, y seguir todos los consejos de todas las revistas leídas y todas las webs de la red, y terminamos con una tienda montada en el dormitorio de nuestro bebé, con el segundo embarazo somos mucho más pragmáticas.

Empiezas desempaquetando las cosas de la mayor, y a tirar todo aquello que sabes que fue la mayor chorrada que pudísteis comprar (o que te regalaron.... que agüita con ese tema), una vez haces la limpieza, te organizas con lo que realmente vas a necesitar, y es que aquí la experiencia es un grado. Y empiezas en modo hormiga, es que sabes que cuando tengas el segundo vas a tener menos tiempo que en el apartado de relax. ¿pañales? 2 o 3 paquetes ya comprados y guardados, y una cosa menos, ¿toallitas? una caja que traen tropocientas y ya tengo provisiones.

Lavas toda la ropa de la hermana y empiezas a seleccionar para tener una idea clara de qué te va a hacer falta de verdad, para cuando empiecen los amigos y familiares a preguntar qué necesitas, tú ya tienes tu listado más que preparado para repartir. Lo dicho, hormiguitas. 

    Y por último solo te queda el comparar e intentar sacar una teoría (nada lógica por cierto) de cuando será el parto, porque claro, si la primera se te adelantó, esta se te adelantará, y al igual si se hubiese retrasado. Si tuviste un vaginal, ahora vaginal, porque eso de cesárea de segunda que va que va... Aquí te das cuenta, que no tienes ni idea, y que cada parto es un mundo, porque cada hijo que llevamos en nuestro vientre es único y así nos lo hacen saber ya desde lo engendramos.

1 comentario:

  1. Ay xiquilla como te entiendo. Leerte es como ver mi segundo embarazo por un ajugerito.
    La unica diferencia es que los mios son 2 chicos y eso de pintar no molaba mucho, más bien era ir al parque con la moto o la pelota para jugar al futbol, no te digo na.
    Besos.

    ResponderEliminar

Muchas zankius por comentarme! Estaré encantada de leerlo en cuanto me salte el chivato :P

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...