26 sept. 2012

El temido verano en el embarazo

Lo reconozco, odio el verano cuando estoy embarazada. Por mi lo fulminaba directamente, sin contemplación ninguna. 

Vivo en el sur de España, estar a 30º en verano es un día fresquito para nosotros, así que imaginaros; cuando sopla el temido terral es que nos quedamos pegados al suelo. Pues ahora a todo eso, sumarle un embarazo en la recta final! A la calle olvidarse de salir, entre el abanico, el litro de agua congelada, gorra, gafas de sol, paquete de kleenex para secar el sudor.... un show.


(esta podría ser perfectamente yo, sin palabras)

Mi primera hija nació en agosto, el 26, vamos, que me chupé el verano entero con una barriga que parecía una mesa camilla, porque encima soy de echar barrigas grandes. Ella estuvo hasta el mes de octubre aproximadamente en mangas cortas, y pasando calor. Y una vez llegada nuestra feria, es lo que marca la llegada del otoño, ningún año falla, las temperaturas pegan un vuelco y pasamos de cocernos del calor, a un frio casi invernal. 

Mi segunda hija ha nacido en julio, el 24. Yo no quería un verano más embarazada ni de broma, pero cuanto más alto lo dije, más me tuve que comer mis palabras. Se ha tirado el verano si no en pañales, en bodys de tirantes.

Pero ahora, creo, que no está tan mal el que los niños nazcan en verano y me explico. 

A la hora de la ropa es muy cómodo, con un body ya están vestidos (me refiero en casa), si lo manchan, body fuera y otro y listo!! Una sabanita por encima para dormir, el baño es más fácil por no temes porque coja tu recién nacido frio (prácticamente porque hace más calor fuera del agua que en el mismo agua). Reconozcámoslo, a nivel de lavadoras, es un gustazo!!! Y tiendes la ropa, y a las 2 horas es que las tienes seca (ahorrándote la secadora, je!)

Vestir a un recién nacido es un coñazo, porque es tan pequeñito, da tanto miedo a hacerle daño, estamos recordando como se viste un bebé (en caso que ya seamos papás) o peor, estamos aprendiendo a vestir a un recién nacido y encima somos primerizos!! Tardamos media hora en terminar de vestirle.

Mi pequeña tiene dos meses, el tiempo está empezando a cambiar, está rolliza, no tiene tanta espasticidad que tienen al nacer, es más fácil y ella colabora más a la hora de vestir. Llegan las bajas temperaturas, y es imaginarme a un recién nacido que nace en pleno diciembre, y como no tengo experiencia, sería de las madres desquiciadas y abrigando a unos niveles extremos a mi pequeño.

Por eso, aunque estando embarazada, jurase y perjurase que el verano es lo peor, una vez que ha nacido el pequeño, es mucho más cómodo y económico, y también creo que hasta más práctico. Con lo que estoy empezándole a ver cosas positivas a esto del calorcito fíjate tú.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas zankius por comentarme! Estaré encantada de leerlo en cuanto me salte el chivato :P

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...