14 sept. 2012

Los temidos celos

Siempre había temido tener que escribir un post sobre los celos, sobre todo porque todo de lo que yo hablo y trato en la web, me gusta que sean temas que yo misma he vivido con lo que me he creado una opinión al respecto, es por ello que los celos son algo de nuestro pan del día a día en las casas con más de un hijo.

Antes de nada, me gustaría preguntar ¿qué son los celos?, centrándonos en el ámbito infantil, a lo que es celos entre hermanos, todos diríamos de una forma rápida y sencilla aquello de "el sentimiento que tiene un hermano por la llegada de otro miembro a la familia que le va a quitar su reinado". Todos que somos mamás y papás, que tenemos a nuestro pequeñ@ tenemos cierto miedo cuando nos llega la noticia que volvemos a estar embarazados, porque la siguiente pregunta es ¿cómo se lo tomará nuestr@ pequeñ@?

Imagen de http://www.pediatricblog.es

Como os he dicho anteriormente, en este post voy a hablar directamente de mi experiencia con los celos, no soy psicóloga ni especialista en el asunto, simplemente una madre más como tú que me estás leyendo, y que como tú se ha tenido que enfrentar de la mejor manera posible a situaciones inesperadas con nuestros hijos debido a sus celos. 

El año pasado, en mayo, nos llevamos la gran noticia que esperábamos un segundo bebé, no dudamos en contárselo a nuestra hija que por allá entonces tenía 3 casi 4 años. Se emocionó mucho, debido a que otros compañeros de su clase tenían hermanitos y ella no. ¡Qué bien! ¡la niña se lo ha tomado de maravilla!

Nos la llevamos a la primera ecografía, porque nosotros queríamos involucrarla en todo lo relacionado al bebé, para que ella se sintiera totalmente participe. Desgraciadamente, semanas después, sufrí un aborto espontáneo, para mi fue un impacto porque jamás pensé que me fuese a suceder, pero ahora venía lo peor ¿cómo se lo decíamos a nuestra pequeña?. Consultándolo con el colegio, me preguntaron si teníamos intención de volver a intentarlo, y dijimos que sin lugar a dudas, que no teníamos que esperar esos meses debido a que no había habido legrado, entonces nos recomendaron que no le dijesemos nada, al fin y al cabo soy una persona que se queda fácilmente embarazada y para los niños, el tiempo es algo muy relativo. Ellos no entienden lo que son las 40 semanas de embarazo, ni las 2 posibles adosadas si el bebé no desea salir.

Así que hablamos con los familiares y rogamos que no dijesen nada, y que yo siguiese estando embarazada para ella. Ahora interviene la ley de Murphy, si con mi primera hija, en el primer mes, me quedé embarazada, y con el segundo embarazo fue debido a solo una noche de locura, con este que lo ansiábamos no llegaba. Tardé 6 meses en quedarme, a ese tiempo hay que sumarle las semanas que llevo de embarazo que son 38, casi nada!!! Para mi hija llevo casi año y medio embarazada, la pobre está jartita de esperar.
Bien, si el embarazo de mi primera hija, fue comodidad, tranquilidad, bienestar y todo lo maravilloso del mundo, con este segundo no iba a ser así. Ya desde el tercer mes, la temida ciática y lumbago me atacaron, sumándolo a unas jornadas de trabajo con niños infernales, yo llegaba a mi casa hecha un trapo, deseando solo relajarme en el sofá y descansar. Además debido a mi miedo a sufrir otro aborto, se me reprodujo en insomnio, y solo comentaros que mi despertador sonaba a las 6:30, ni que contaros como me sentía yo cuando a las 3 de la madrugaba abría los ojos y ya veía todas las horas pasar hasta que sonaba. Claro, llegaba las 7 de la tarde y yo estaba KO. Pero mi hija quería juegos, quería parque, quería cantar conmigo, dibujar, porque ella todo lo hace con su mami.

Empezamos a detectarle los primeros síntomas de celos, cuando comenzó a retarme, he de ser sincera, ella adora a su padre, pero sintiéndolo mucho por el padre, ella tira más a mi, y su mami es su mami. Por eso nos empezó a llamar la atención las rabietas absurdas que cogía, como me retaba cuando yo le mandaba alguna tarea, y las miradas que me echaba. Nosotros no nos lo creíamos, luego pasó también a portarse así con el padre, en el cole empezó a no comerse el desayuno, en casa era una pelea si y otra también, porque cualquier cosa que le decíamos que tenía que hacer su contestación era: NO

 Mi hija me ha llegado a soltar frases tipo:

- es que ya no me haces caso como cuando tenía 3 años (ojo, me di de baja en el 6º mes de embarazo y no salía de casa
- es que tú solo quieres irte a tomar café con tus amigas (repito, no salía de mi casa, bendito whatsapp y facebook que ha sido lo que me ha mantenido unida a la vida social)
Claro, cuando yo le preguntaba que porqué me decía eso y que si eso era verdad, ella se daba cuenta que se había pasado, y entonces me comentaba que no, que es que su cabeza le decía que tenía que decir aquellas cosas. 

Luego vinieron las rabietas, pero rabietas tipo, niño del anuncio que me tiro en mitad del pasillo del super y te la monto, porque no me quieres comprar un huevo kinder, o si estoy en casa, me lío a patadas con todo lo que pillo delante, (si hay alguna persona me da igual, te pataleo igual), o si hay visitas y una se sienta en una silla que yo quería me pongo a gritarle como una energúmena.... Yo lo hablaba con ella, y le preguntaba que porqué hacía esas cosas cuando ella siempre había sido una niña adorable y me decía lo mismo que antes: mi cabeza me dice que me porte mal, que haga esas cosas. 
 
Le decía que si hacía caso a su cabeza en ese aspecto que ella tenía que saber que papá y mamá se iban a enfadar con ella, y no harían las cosas que le gusta a ella hacer con nosotros: cocinar, parque, playa, jugar a la oca... se ve que lo entendió porque desde entonces, aunque ha tenido rabietas, no han vuelto a ser del nivel que eran antes, y ahora está más receptiva a relajarse cuando empiezo a hablar con ella.

Ahora vuelve a estar en una época muy buena, aunque desde hace semanas, no quiere ir a dormir a casa de su abuela materna (cosa que hacía todos los sábados porque a ella le encantaba), no le gusta dejarme sola nunca, a donde voy yo viene ella (ya puede ser el wc que la tengo a mi lado), viene todas las mañanas a mi cama a despertarme con un beso, y está super atenta conmigo, porque le he explicado que su hermana viene ya, que en días la tendremos con nosotros, y que la necesito a ella a mi lado porque la hermanita a veces será muy pesada y solo querrá comer, dormir y llorar, y yo voy a querer jugar con ella también, que entienda que su hermanita a veces no nos va a dejar hacer todo lo que nos gusta hacer juntas.

En fin, que el tema de los celos entre hermanos es un asunto muy delicado, que todos perdemos los nervios a veces, pero que tenemos que entender que estamos tratando con niños, y que a veces lo que necesitan es una conversación con sus papás y saber que sus papás le siguen adorando y queriendo como el que más y que aunque haya otro bichillo en la casa, como el/ella no habrá ningún otro. 
 
Simplemente, hay que darle a cada hijo su lugar en la casa, y recordar que cada uno es como es, y aunque sean hermanos, cada uno tiene sus necesidades que nosotros como padres tenemos el deber, la obligación y el gustazo de satisfacerlas.

EDITO: Si queréis leer como nos fue mejorando la situación, podéis leer mi post de Bye, Bye Celos donde explico como es nuestra situación actual. Pero como todo lo que sucede con los niños es cambiante, nos encontramos con otra situación de celos, pero diferente, y son esos Celos entre hermanos que aparece a la hora de compartir juguetes o incluso a los padres.

En fin, está claro que este tema tiene para escribir no un libro, sino una wikipedia de él mismo por lo complejo, cambiante y agotador que es. 

6 comentarios:

  1. Ya me conozco el tema, los celos de mi hija mayor desde que llegó su hermano han sido apoteósicos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues agárrate cuando crezca un poco... con MM lo pasamos mal en esa época, pero ahora no se queda muy atrás, y mira que adora a su hermana, pero a veces me salta con unos celos tipo: Claro! y a BM no le regañas no?
      Y tía! que tiene la niña solo 24 meses y aún hace cosas pues que no entiende. Así es mi día a día, termino exhausta.

      Eliminar
  2. Y tan cambiantes!! la mia no tuvo hasta ahora! manda huevos, a la vejez viruelas..jajaj
    Me ha encantado el post ;)
    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo peor es que pienso que es algo que nunca deja de cambiar, y que aunque vayan creciendo van a seguir con esos celos, aunque se transformarán :S

      Eliminar
  3. pues los mios en el embarazo...nada de nada. Más ien me ha pasado como a Lydia, de más mayores, Besos y feliz semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mucha paciencia, y ojalá se pasen pronto, porque se llega a hacer mu difícil y largo.

      Ánimos!

      Eliminar

Muchas zankius por comentarme! Estaré encantada de leerlo en cuanto me salte el chivato :P

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...