25 sept. 2012

Mi Pequeña ha dejado de ser una Recién Nacida



Para las que sois mamás, ¿sabéis de ese momento en que notáis que vuestro recién nacido ya se ha convertido en un bebé? Pues mi hija ya ha realizado ese salto en su camino hacia el crecimiento. 

Ya ha dejado de ser esa recién nacida, a la que casi da miedo coger en brazos por lastimarla lo más mínimo. Ha comenzado a interactuar con el resto de la familia, y puedo asegurar que eso ha creado todo un revuelo en casa. ¡La niña ya se ríe! Imaginaros una casa entera (mamá, papá, la hermanita mayor, abuelas, abuelos, titas, amigas…) que cada vez que la ven no paran de estimularla para poder ver esa sonrisa. Sin contar, claro, la típica cámara de fotos y/o de video para captar el momento. 

Reconozco que es cuando más empiezo a disfrutar de mis hijas, cuando son tan recién nacidas, la respuesta por su parte es mínima, pero ahora sigue con la mirada, de vez en cuando intenta lanzar algún “gritito” para captar la atención, ya empieza a jugar con las vocalizaciones y se le puede oír diciendo: ooohhh

Aunque mi especialidad de magisterio es precisamente Audición y Lenguaje, que para los que no conozcáis esta rama, es la que estudia todo el proceso que lleva a cabo un niño desde recién nacido hasta que alcanza su madurez verbal. Conozco todas las ayudas que nosotras las mamás (y ojo, aquí si me dirijo solo a las mamás puesto que está demostrado que las mujeres nacemos ya con esa predisposición a estimular el lenguaje de nuestros hijos de forma involuntaria), le damos a nuestros pequeños sin que la mayoría ni sea consciente de cuanto está ayudando a su hijo a que empiece a establecer patrones de lenguaje (esto sucede incluso ya en el vientre materno). 

Reconozco que a nivel de lenguaje siempre he estado muy atenta a mi hija la mayor, precisamente por ser mi especialidad, he trabajado con ella cuando algún fonema no lo conseguía adquirir (en su caso fueron los fonemas /s/ y /rr/ ) aunque no me preocupaba excesivamente puesto que el /rr/ es el último en adquirirse. 

Bueno pero a lo que iba, que me enrollo contando cosas de mi carrera y aburro hasta a las piedras jajaja Lo que comentaba, que mi enana cuando su hermana mayor se pone a su lado a cantarle, ya le hace los coros; si le hablas y le preguntas, intenta soltar una carcajada pero como no puede, hace ese sonido tan gracioso de un “quiero y no puedo” soltar una carcajada bien grande. 

Hablando de nivel motriz, ni que contaros, aunque considero a mi pequeña precoz a la hora de elevar cuello, tenía solo una semana a lo sumo 2, y ya levantaba su cabeza de mi hombro y empezaba a mirar la sala. Es una niña que le gusta moverse y disfruta de sus movimientos. 

¿Y de tamaño? Tiene dos meses recién cumplidos, y ya le pongo ropa, desde hace un par de semanas, de bebés de 3 a 6 meses, entre que lleva doble pañal (debido a su displasia bilateral de caderas) y a que está, como se dice aquí, con las carnes prietas, la niña aparenta un bebé de 3 meses y medio aproximadamente. 

Terminando y para concluir, que ahora es cuando me comería a bocaitos a mi pequeña, y que es cuando hace que a su madre se le caiga la baba porque no puede estar más graciosa, más simpática y con más ganas de interactuar con su mamá.

2 comentarios:

  1. Es muy bonito el poder disfrutar del crecimiento diario de nuestros hijos; a la edad de Lola están los bebe para comérselos y se nota en casi todo el claro cambio de recién nacido a "bebe".
    Un besazo a toda la familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario Michele,
      Soy de las que le gusta saborear los pequeños logros que consiguen mis hijas, ya que Emma me enseñó que el tiempo pasa rápido, por lo que hay que atesorar dichos avances.
      Un beso muy gordo de vuelta a tu familia :)

      Eliminar

Muchas zankius por comentarme! Estaré encantada de leerlo en cuanto me salte el chivato :P

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...