16 nov. 2012

De estas cosas del colecho (I)


Ooohhh el colecho… 

Esa magnífica experiencia que nos aportan nuestros retoños cuando llegan a nuestras vidas, que tierno es todo, que dulce, despertar una con una sonrisa en la boca al ver a tu pequeño al lado, una que parece que la acaban de maquillar, ningún pelo fuera de su sitio, el bebé dormido plácidamente a nuestro lado, el padre haciendo un delicioso café…

Que no, que no os engañen, que eso que he comentado en el párrafo anterior solo pasa en las películas de sobremesa de Antena 3 de los fines de semana y en las revistas sobre bebé, que de maldad saben y mucho!!!!

La realidad es la siguiente:



Una de por sí, ya está acostumbrada a dormir sola de cuando vivía antaño con sus padres, luego se tiene que acostumbrar a dormir con otra persona porque es lo que toca al tener pareja, y por último y como premio gordo, cuando ya has decidido comprarte una cama de 1,80 porque por mucho que sea tu pareja, a ti te gusta tener tu espacio, va y llega la minimonster a la cama y se adueña de ella.

La cosa es así: tú estás plácidamente dormida, descansas, que gran idea el comprar almohadas individuales; y así como quien no quiere la cosa, la enana se desliza cual ninja entre los pies de su padre y míos. 

Su primera maniobra está clara, coger hueco, y se pone siempre a los pies. Aquí una que cuando duerme, no duerme, sino que hiberna, pues no se entera de nada (¡¡¡mala madre, mala madre!!! me estarán gritando aquellas que su hijo desde la otra punta de la casa se tira un peo y lo oyen, pues yo no!!!! yo duermo!!!) a lo que iba (me voy a recolocar unos pocos de pelos que se han salido de su sitio con mi pronto), que es el papá el que nota la presencia de su primogénita.

Una vez cogido su sitio, ya ella se deja llevar y claro, lo primero que hace es atacar a la zona más fácil, la del lirón hibernando, es decir, la mía. Se acopla sobre mi almohada y comienza el baile. Entre las caricias más suaves que me puedo llevar están: patadas a lo ninja en la boca (me ha sucedido porque ella estaba cabeza a los pies y sus pies en nuestras cabezas), sacarme la mandíbula de sitio con un guantazo (hay que ver la fuerza que se gasta la jodía), tortazos por que sí (pienso que en verdad está despierta y se está vengando por ponerle de cenar canónigos), poner sus piernas sobre mi vejiga con lo que aumenta considerablemente mis ganas de tener que levantarme a media madrugada para visitar el baño (jamás me levanto, ya puedo tener una gastroenteritis de caballo,que de la cama no me muevo), me echa de la almohada, o por último me quita el nórdico dejando la mitad de mi cuerpo al aire, con lo que tengo que ir rotando boca arriba y boca abajo para ir igualando mi temperatura corporal. 

Oohhhh que imagen más tierna.....


Lástima que yo me asemeje más a esta última.... en fin....

Que el lunes más!!!!!!!!

6 comentarios:

  1. Si, es bonito. Pero mas bonito cuando el papi harto ya d tener un pie en la costilla se va al dofa, y todos pensamos en sueños: bieeeennn. Mis Peques ya se han emancipado y los hecho mucho de menos. Los dias q quieren acostarse en mi cama hasta q se duerman h luego los pase, a veces "se me olvida" hacerlo ;-)
    Pasate por mi casa y leete como Pequete m aplico el Estivil, brutalmente. www.babbupi.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El papi como se vaya de la cama me lo traigo de las orejas, porque la minimonster es de los dos jajaja Hoy precisamente se ha metido en la cama, pero le ha dado la noche a él, aquí la presente, hibernaba una vez más ;)

      Eliminar
  2. JAJAJAJAJAJAJA!!!
    La imagen es lo máximo!!! La he visto y se la he enviado a mi marido porque así amanecemos cada día!!! Y yo estoy igual que tú, recibo patadas, manotazos, tirones de pelo...jajaja...pero mira, prefiero eso que tener que levantarme cada hora o dos por que el enano se ha despertado y me necesita para volver a dormir.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo temo el día en que la babymonster quiera meterse también en la cama, ahí yo ya renuncio y me monto un cuarto para mi sola. Lee el post del lunes porque precisamente hablo de eso, del: paso de llevarla a la cama, porque va a ser el cuento de nunca acabar.
      Gracias por tu comentario guapa!!!

      Eliminar
  3. jajajajaa jamía, como ya sabes mis hijos ya tienen 10 y casi 8 años y aún no se me van de la cama, así que ya te puedes hacer una idea de cómo duermo yo, que encima los dos no paran de moverse en toda la noche!!

    ResponderEliminar
  4. jajajjaja me veo perfectamente identificada con este post, mi Luciana tal cual me deja solo un rinconcito de la cama, claro que siempre quien sufre mas las patadas de ninja es mi esposo, saludos desde Colombia

    ResponderEliminar

Muchas zankius por comentarme! Estaré encantada de leerlo en cuanto me salte el chivato :P

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...