30 nov. 2012

Mi recetilla de cupcakes

Debido a que el miércoles subí una foto de mis últimos cupcakes, y han habido varias personas que me han pedido la receta, os la paso :D

Además quería mostraros mis primeros cupcakes, para que veáis que a mi también me salieron, a su manera, para las que empecéis en esto no desistáis a la primera. 
(Mis primeros cupcakes)

(A la quinta vez que he hecho cupcakes)


Con esta receta, saco unos 16 cupcakes.

Encenderemos el horno a 180º, mientras pondremos las cápsulas en los moldes.

Y prepararemos los siguientes ingredientes:


  • 115 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente 
  • 220 g de azúcar blanco 
  • 3 huevos M o 2 si son L
  • 200 g de harina 
  • 1 cucharadita y media de levadura Royal 
  • 120 ml de leche semidesnatada 
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

29 nov. 2012

Hoy vengo a confesar.....


Voy a comenzar una terapia personal, aquí. Cada cierto tiempo confesaré algo, que seguro más de una querrá gritarme de todo, pero si me lo callo más tiempo, reviento. 

Confesión Nº 1: No me gustan 

los recién nacidos


Ni las mías me gustaron.

Hala, apedrearme.

Pero es así, un recién nacido no tiene gracia ninguna, casi ni sabes como cogerlo, parece que se van a romper, mantienen a los padres en vilo, en una angustia casi perpetua. 

27 nov. 2012

Mis apuestas y tratos con el PadredelasFieras


Mi matrimonio es atípico, sí, somos de los que solemos hacernos apuestas, y tratos. Y oye, nos va muy bien.

Pues contando esto, tengo que remontarme a mi sexto mes de embarazo y al dichoso momento de elección del nombre del bebé. Y digo dichoso, porque con la minimonster estuvo chupao, pero con la babymonster, ha sido otro cantar.

No nos decíamos por como llamarla, después de crear un grupo en whatsapp con todas las amigas, y ellas decir nombres sin parar y mi única contestación ser: veto. 

Llegó el día en que nos fijamos en el nombre de Carolina, nos gustó, y como estábamos hartos, se lo asignamos a la babymonster.

¿Qué pasó? Que yo no me veía teniendo a una Carolina como hija, llamarme loca, pero no me veía en el parque diciendo: - Carolina venga vamos, que tenemos que ir a casa a cenar.

Oye, ¡¡que no!! Yo sólo tenía un nombre en la cabeza: BabyMonster. Me encanta, lo veo un nombre con fuerza, corto (los adoro corto), y que sentía que a mi babymonster le pegaba. Pero el padre decía que no quería nombres repetidos…

Se lo comenté al padredelasfieras, que no me veía teniendo una Carolina, yo me veía teniendo una BabyMonster. Y entonces vino el trato.

ElPadredelasFieras: - De acuerdo, hagamos un trato. Le ponemos el nombre que tu quieres, pero a cambio, se tiene que bautizar (sépase que me negaba a bautizar a la babymonster).

La Menda: - Entonces, ¿si bautizamos a la babymonster, se queda con Babymonster?

ElPadredelasFieras: - Así es.

La Menda: - Trato hecho.

ElPadredelasFieras: - Bien, y ya con el  nombre del tercero, hablaremos de las comuniones.

Aaaaarrrrggghhhhh

26 nov. 2012

Minimonster que eso de comer no va con ella



Creo que casi todas las que somos mamás, tenemos problemas con la comida de nuestros monsters. La mía es de las que cuando era una enana, le faltaba meter el dedo en el biberón y rebañar lo que quedaba. Luego con las papillas fue igual, y así consecutivamente.

Pero ha llegado un momento, en que mi amiga en cada almuerzo y/o cena pues monta un pollo y me dice que la comida, pa´ mi.

Hemos llegado al momento que no sale de sota, caballo o rey, uséase,  arroz, o spaguettis o en su variación macarrones o tallarines, huevo, salchichas y poca cosa más, o la tía se niega en rotundo y no hay manera.


23 nov. 2012

Today 12.12.12. 12:00h

Jur jur jur ....

Mirad que he encontrado gracias a Diario de algo especial



Ya sabéis como va esto de la blogosfera, y saltando de blog en blog he dado con esta iniciativa que me ha encantado y que aquí os traslado de la mano de Scarlata y el Señor Don Gato II

Bien, os explico como va (copy - paste de su blog):

 Este año, va a ser el último con la fecha repetida 12.12.12, que esto solo ocurre los primeros 12 años de cada cien, y que tenemos la oportunidad de vivirla por última vez (porque seamos sinceros, dudo mucho que estemos aqui en el 2101 o peor en el 2112) así que se me ha ocurrido la siguiente idea

¿Qué os parece si ese dia, publicamos todas un post Today?
¿y si lo hacemos a la misma hora?

Sería una forma de decirle al mundo

¡Eh tú!
 ¿Sabes qué?
Yo viví ese día intensamente

He preparado un botoncito para ponerlo en el blog, para saber que tu participas, tan solo tienes que copiar la imagen y ponerla en tu blog y enlazarlo a las instrucciones, o bien al post de tu blog o al mio, eso como tu quieras, pero si alguien pincha en él porque le pica la curiosidad, pues que le lleve a algún sitio ¿no?
Si te animas a participar, difundelo, copia tambien si quieres la imagen de las instrucciones y subelas en un post a tu blog, a cuántas más bloggers lleguemos más grande sera la cadena, y más blogs participaran. 
Y por supuesto las instrucciones, os pongo mi último Today para que sepáis de que va exactamente, yo hago los collages con Picmonkey, si no sabéis usarlo no os preocupeis, aqui tenéis un tutorial sobre como hacerlos.
Podeis hacer las fotos con una cámara, un móvil, con instagram, como queráis, se trata simplemente de plasmar de forma fotográfica lo que has hecho, o vas a hacer ese día.





Puedes escuchar cualquier cosa, incluso la radio, leer el periodico o un panfleto informativo, planificar la cena, soñar con un mundo feliz, estrenar un tubo de pasta de dientes, entretenerte con una mosca, jugar al tetris, e incluso practicar tus mañas con la plancha. Hacemos muchas cosas al día, seguro que encuentras alguna. 

Es una locura, lo sé, pero desde luego será divertido, ver lo que hacemos cada una, tantas veces que nos visitamos, tantos comentarios que nos dejamos, y siempre nos descubrimos cosas nuevas a pesar de que casi nos conocemos, hay química... hay feeling...
Da igual de que sea tu blog, de moda, de belleza, de home decor, de crafts, de galletas, de cocina, de animales, de pensamiento, de poesia, de puertas, de ganchillo, de coches, de colonias, de zapatos, de música..... todos compartimos algo, un blog, y vivir ese día.


¿Por qué apuntarte?

Primero  Porque seguro que es divertido, ver un montón de blogs con el Today
Segundo, Porque vas a poder cotillear de lo lindo lo que hacen las demás ese día
Tercero: Porque si estas en duda, te saco al Señor Don Gato II para que te haga ojitos
Cuarto: La última y más importante, Porque tú, viviste ese día intensamente.

¿Qué me dices?
¿Te ánimas?


Creo que ha quedado claro verdad?, así que ésta menda ya se está colocando su botoncito, y dándole al tarro para ver que lindas fotitos va a colgar.


22 nov. 2012

Jartita de la melenita

A ver.... cuando una es mamá primeriza no sabe a lo que se enfrenta cuando la babymonster llega a tu vida. 

Yo me di cuenta al mes de haber nacido mi pequeña, que mantener mi larga melena, con sus mechas brillantes,su corte perfecto, no iba a ser tan fácil como había sido hasta ahora. Y más mi melenaca que necesita de todos los potingues del mercado, un secado intensivo y planchármelo hasta con la plancha de la ropa, porque sino puedo quedar tipo pumuki. Es lo que se le llama ahora, "melena mediterránea", un quiero y no puedo de pelo liso.

Claro al nacer la mayor, vi que me era imposible, y vi en mi serie favoritiiiiisima, Friends, a Rachel con su melenita cortita (monísima, planchadísima, mechas perfectíiisimas) casi finalizando la serie. Me enamoré al momento, y antes de darme cuenta, ya tenía cita en mi peluquería favorita.



La verdad, es que se lava en 2 minutos, el secado es rápido, y una está lista en na y menos, cosa que teniendo un babymonster se agradece, pero ahora, no pidas ese resultado tan perfecto de Rachel porque no, volverás a tu melena pumuki, pero en cortito!!!


20 nov. 2012

Mi babymonster no es un niño

Os pongo en antecedentes....

Minimonster, llevaba unos pendientes moniiiiiiiiiiiiisimos de cierta marca del osito bien famosa en España. ¿qué queréis que os diga? rezumaba pijerío allá por donde íbamos.

Un día empezó a quejarse de dolor en la oreja, sinceramente, en un primer momento pasé de ella porque se queja hasta de que una mosca se le ha posado en el hombro. Pero empezaba a ser persistente, así que le quité la tuerca y ni os cuento como tenía mi pequeña la oreja. 

Me faltó el canto de un duro de plantarme en el stand de esa famosa firma en un centro comercial famoso de cierto triángulo verde, y pegarle 4 voces a la dependienta de porqué sus pendientes se habían comido literalmente la oreja de mi pequeña.


19 nov. 2012

De estas cosas del colecho (II)


Mi minimonster no es precisamente pequeña de estatura, y como os he dicho antes, mi cama mide 1,80mt, solo os diré que me deja para mi 40 centímetros a lo sumo 50. 

Ella está cual ángel en la nieve, porque o tiene los brazos abiertos y estirados, o en su defecto, prefieres quedarte en la zona de seguridad para que no te siga dando una paliza el resto de la noche.

Recuerdo una noche, que me pegó tal patada en la nariz, que me estuve revolcando del dolor entre las sábanas como 15 minutos, pensé que me la había dejado a lo Rosi de Palma, ahora que ahí ni el padre ni la minimonster pestañearon, ¡hay que joderse! ¡Y luego te da miedo mirarte al espejo por las mañanas por no ver el estropicio que te ha hecho en la cara!


17 nov. 2012

Todos estos, son míos, todos toditos

Aquí os expongo cual repisa, todos los premios que le han otorgado a mi blog, no puedo estar más orgullosa, más feliz y más agradecida a todas aquellas personas que me los han otorgado. 

Comenzamos.


1er premio



2º Premio


Otorgado por Diario de Mujer 
Y por Diario de una Mami y sus H2

3er Premio 



Ojalá vengan muchos más y pueda exponerlos en esta sala tan mona que me he montado para ellos. 

16 nov. 2012

De estas cosas del colecho (I)


Ooohhh el colecho… 

Esa magnífica experiencia que nos aportan nuestros retoños cuando llegan a nuestras vidas, que tierno es todo, que dulce, despertar una con una sonrisa en la boca al ver a tu pequeño al lado, una que parece que la acaban de maquillar, ningún pelo fuera de su sitio, el bebé dormido plácidamente a nuestro lado, el padre haciendo un delicioso café…

Que no, que no os engañen, que eso que he comentado en el párrafo anterior solo pasa en las películas de sobremesa de Antena 3 de los fines de semana y en las revistas sobre bebé, que de maldad saben y mucho!!!!

La realidad es la siguiente:


15 nov. 2012

Premio!!!!!

Que alegría, que alborozo, otro perrito piloto!!!!!!

Que noooooooooooooooooo

Que otro Premio!!!!!!!!


Este premio me lo ha otorgado la simpática amiga de Sin cebolla, por favor
Pues me toca otorgárselo a 5 personas, así que allá vamos....






Sexo en el Embarazo, pero la verdad verdadera (III)

Hemos sobrevivido a un primer trimestre de sexo en el embarazo con una sequía y unas poquitas ganas... luego nuestro cuerpo, enloqueció, y pasamos al segundo trimestre, donde nuestra hambre de sexo se disparó, pero ¿qué creéis que sucederá en el tercer trimestre?...

Pienso que si hay un trimestre "divertido", sin duda es este. Ya tenemos nuestro barrigón, y nuestras molestias típicas de este trimestre: hinchazón de piernas, los 10 kg que mínimo ya hemos cogido (la que tenga suerte, porque yo soy de las que hago record), los calambres, ciática, lumbago, las patadas del bebé...entre un sinfín de malestares más, y claro si somos el chiste de nuestros amig@s por nuestra "super agilidad", ya nos tienen que ver en la cama!!! ahí somos todo un espectáculo digno de ver, no sé si alguna habrá pronunciado las siguientes frases en pleno acto sexual:

    - a ver, espera, que me aguanto la barriga para girarme
    - uy, para, que necesito ir al baño que el bebé me está presionando la vejiga
    - joder! un calambre!

13 nov. 2012

Sexo en el Embarazo, pero la verdad verdadera (II)


El otro día os contaba los cambios que comienza a sentir (sufrir) una mujer en el primer trimestre de embarazo en referencia al sexo. Si os habéis quedado con ganas de más, continuad leyendo, que el segundo trimestre de embarazo no tiene desperdicio...


Una madre una vez me dijo que al segundo trimestre se le llama "la luna de miel del embarazo" y no puedo estar más de acuerdo. Porque una vez que superamos el umbral de las 12 semanas, ese temido umbral, en el que se supone que entramos en zona segura, todas las mamás respiramos y nos quitamos un miedo de encima bastante grande. 

¿Y qué sucede en este trimestre? pues que estamos las mamás con un chute de felicidad embaracil, que a cualquiera otra mortal le damos ganas de vomitar.  Empezamos a notar la barriga crecer (aún más para las menos afortunadas, como yo), empezamos a sentir que la ropa no nos entra (yujuuuuuuuuuu), pero tenemos una barriga algo, eeemm a ver como lo digo.... que tenemos que ir diciendo que estamos embarazadas para que ninguna malafollá diga que hemos engordado. Y entre esa leve bipolaridad que nos entra de estar contentas por ese bultito que empieza asomar por nuestra tripa, y que la ropa ya nos dice bye-bye y empezamos a tirar de premamá; llega el momento del sexo.



12 nov. 2012

Sexo en el Embarazo, pero la verdad verdadera (I)

Hoy vengo a hablaros de algo tan natural y a veces tan surrealista, como es el mantener relaciones sexuales con tu pareja en el momento en que estáis esperando un bebé. 

Según el embarazo va avanzando, se tienen que ir modificando un poco ciertos aspectos (sobre todo posturales ejem ejem) de las relaciones sexuales, ya que el avanzado estado de la barriga dificulta  la comodidad, sobre todo de la madre. 

Pero vayamos por partes y tendremos una visión más clara del asunto, así os presento 3 breves entregas, desde un punto de vista divertido, y sobre todo, real. Espero que lo paséis bien....

9 nov. 2012

Historietas de nosotras, las Mamás y el Shopping (IV)

Hemos llorado por ver ese nuevo cuerpo que se nos ha quedado "regalo" de la maternidad, hemos tenido que "agradecer" a la dependienta su "amabilidad" por vociferar a toda la tienda nuestra talla, también hemos comenzado un camino de santiago por tiendas para dar con esa prenda que no nos haga parecer King África. Pero no habíamos caído en otro pequeño detalle: nuestros hijos.

Sigamos con el momento shopping-hijas-comonomorirenelintento. Para mí eso es un castigo, lo digo sinceramente, odio ir con mis hijas de compras. No me dejan, porque entre todo lo anterior contado y lo mal que lo va pasando una viendo que no entra en su talla, viendo que no encuentra ropa; encima tenemos que añadir a la niña cansina, si porque mi hija es muy cansina, se cansa con todo, ¿qué voy a hacerle? Si ha salido a mí. Mi mayor se iría sentando por todas partes si por ella fuera.

Una vez que ya has satisfecho todas las necesidades de la mayor: pipi, caca, agua, chuches, montarse en algún cacharro… te dispones a comenzar tu periplo de tiendas, pero en cuanto entras en una tienda y empiezas a sacar perchas, comienza la pequeña. ¿Debe de ser broma no? Te he dado el biberón justo antes de salir para que estés al menos 3 horas tranquila, estás cambiada, abrigada; bueno, le ponemos el móvil del carro que ella se queda hipnotizada mirando al ratón rosa cantando.

Creo que es más sano para nuestra salud mental,
el hacer compras on line.

Eso te da una tregua de 15 minutos no más, la niña comienza a llorar nivel: mi madre no me ha dado de comer en la vida, y tú con los brazos cargados de prendas, el dirigirte a la caja para pagar olvida!!! Las dependientas a veces parecen que lo hacen a maldad, y te ven a ti más agobiada que un elefante en una cristalería porque tienes a la niña llegando a nivel posesión demoníaca por su biberón, y siempre les pasa algo: o se le acaban el papel de los tickets, o se les bloquea el ordenador, o tiene que avisar a tal compañera para que vaya a hacer amiquemeimporta,  tú ahí mirándola fijamente meneando el carro que te van a salir unos bíceps que ni los de culturismo, y diciéndole a la niña: "ya cariño, en cuanto mamá pague te doy el biberón, ya nos están atendiendo".

Pero a la dependienta, eso se la sopla, mientras la mayor está: mamá la hermana está llorando, mamá es que tiene hambre. Mamá me estoy haciendo otra vez pipí, mamá , mamá…

Pero ahí, la mamá ya no oye, solo tiene la mirada fija en la dependienta que te dan ganas de decirle: “¿a que entro y me cobro yo misma?”

Y sales de la tienda que eres una mezcla entre Hulk y la niña del exorcista, buscas un banco como una desesperada, te sientas y comienzas con todo el jaleo del dichoso biberón; que aquella que se le ocurrió decir en una reunión de mamás aquello de: “es que claro, el biberón es más cómodo”.  A esa me gustaría a mí conocerla para decirle unas palabritas a la cara.

Y ahí te quedas sentada, absorta, intentando recordar que necesitas comprar, intentando no desmayarte por el agotamiento que llevas encima, ignorando a tu mayor que no para de decir: "mamá quiero un huevo kínder, mamá dame agua, mamá estoy cansada, mamá ¿qué te pasa en la cara?"

En ese momento pasa siempre algún conocido que te suelta la tremenda frase de: ¿Qué? De vacaciones aún con la maternidad eh? Pero que bien vivimos aquí de compritas!!!!!

Si una no tuviese cordura, si una no fuese responsable y educada, se convertiría en la loca de los gatos de los Simpsons, y se liaría a lanzarle cosas al “simpático/a” que siempre suelta esa frasecita.

Por mi parte, lo que hago es retirarle la palabra de por vida, porque eso es de tener mucha maldad. 

Bueno amigas, hasta aquí mis idas de olla en lo que refiere el tema shoppingueo, ahora que en cuanto recuerde alguna situación más, os la estoy contando, vamos, faltaría más!!

Feliz finde

8 nov. 2012

Historietas de nosotras, las Mamás y el Shopping (III)

Ya sabemos lo que es mirarse en el espejo después de dar a luz y ver a una completa desconocida (Shopping I), también lo que es pasar vergüenza en las tiendas con las dependientas (Shopping II), y para continuar esta pesadilla que a veces parece no terminar nunca, toca ver qué ropa puedo comprarme sin parecer un saco de patatas.

Ahora vamos a lo mejor, una que es joven, que está aún en edad de vestir con un estilo jovial, se patea todas las tiendas de dicha cadena famosísima en busca de prendas que le tapen las lorcillas que le ha dejado la maternidad, el culo panaero que no se sabe como ha llegado allí, y esos brazos que podría alimentar a una familia entera durante una semana.

Tengo una duda, las mujeres que hemos dado a luz, pienso y creo que vamos buscando después del parto un mismo tipo de ropa: vestiditos, blusones, camisolas, leggins (aunque me dan ya grima)

Pero empiezas a ver vestidos, y piensas: ¿pero esto es una camiseta no? ¿cómo me voy a poner esto? Si me lo pongo para llevar a la mayor al parque en cuanto me agache enseño todo el canal de la Mancha. Y si me siento a la pequeña para darle el biberón, ¿cómo tengo que sentarme para que no se me vea el culo panaero?

¡Cuánto daño ha hecho esta prenda!

Señores/as costureros/as, ¿por qué no pensáis un poco más en las recién mamás? Es que ponerse un vestidito corto con un legging debajo, ha llegado a nivel de choni de barrio, y una que es muy digna y muy fina, pues como que no se ve así. ¿tanto cuesta añadirle 5 cm de tela por debajo al vestido? Con 3 centímetros firmo donde sea.

Luego están las prendas comodín, las que nos hacen un apaño que para que contaros, para mi hay una estrella: la chaqueta de punto fino que te tapa el pandero, yo la denomino “la tapa pandero”. Bendita chaqueta, vamos, me tenéis que ver como una loca buscándola por las tiendas para hacerme con una de cada color. Aunque ahí, los que manejan los precios de la famosa cadena textil, si que piensa en nosotras, las mamás, y no les baja ni un céntimo a nuestras adoradas chaquetitas ni aunque la tienda esté en liquidación; y claro, es que mamás con panderos, siempre existiremos.  

Es que te entra tal desesperación, porque, entre la ropa que ya no te ves con ella, porque hace un par de años hubieses salido a la calle con una falda puti puti pero ahora te horrizas (esperáte a soltar esos kilos de más, y no escondas mucho la falda puti puti que te la volverás a poner que te lo digo yo), la ropa que es XS, la S y la M, ya hemos reducido mucho el porcentaje de ropa de una tienda. 

Luego tenemos que añadir algunos estampados, que claro, se lo pone una chiquilla con la talla S y va mona, pero te lo pones tú, y te sientes el mapamundi, quita quita, de estampados nada, todo liso, que una luego es muy apañá y con los complementos lo arregla todo.

¿Y los vestidos para las Barbies?, madre mía, es que te ves con 3 camisetas en la mano, te las pruebas y te ves, mona; y ya es cuando sale una chica en tu probador de al lado con lo mismo llevándolo como vestido. Ahí se te cae el mundo a los pies. 

Mañana última entrega del shoppingueo!!!! ¡Pero que bien me está sentando esta terapia por favor!

6 nov. 2012

Historietas de nosotras, las Mamás y el Shopping (II)


Viendo el percal que te puede pasar con el shopping con hijos, arreglas a las dos niñas y ea! al centro comercial, porque estás de bambos de embarazo hasta el moño y te niegas a ponerte ni un pantalón más con patente. 

Y entre la niña que te pide pipí cada 10 minutos, o un paquete de gusanitos o que tiene sed, (si, yo le digo que tiene boca de fraile, todo el santo día pidiendo), o está cansada y te dan ganas de dejarla sentada en el primer cubo que veas en la tienda y recogerla a la salida. 

Pero no está sola, su hermana sale en su ayuda, y empieza con un llanto desconsolado que lo que consigue es que toda la tienda esté solo atenta a ti y a porque esa pobre niña llora así de desconsoladamente, y tú diciendo por lo bajini: ¿pero qué te sucede? si estabas de maravilla, por favor cariño no llores, que mami necesita comprarse algo para salir a la calle.

Ahora viene lo mejor, puede que entres en una tienda de 200 metros cuadrados, pues tú hazte a la idea, que como mucho te servirán 3 o 4 prendas. Primero empezamos por las tallas, claro, una es joven y se niega a entrar en ciertas tiendas que sabes de sobra que tendrán tu talla pero esa ropa no te la pones por nada del mundo, y empiezas a visitar la de cierta cadena muy famosa por toda España. 

¡Oh Dios Mío! ¡La última 40!

Todas terminan en la talla 40, si encuentras la 42 estás de suerte. Llegas ilusionada a una zona y empiezas a pasar prendas: S- M-M-M-M- una sin talla porque la han arrancado-S- XS (¿pero quién lleva una XS?). De L ni rastro, y ya si buscas XL, olvida. 

Buscas a la dependienta, con una niña encalomada en tu pierna, y la otra berreando que parece que se tomó su biberón el día de antes y con el carro pegándole a todas las mesas con ropa. 

Una que es vergonzosa, le pregunta en voz baja a una dependienta y diciendo infinidad de "por favor" y "gracias", que si esa prenda la tienen en L o mejor en XL, la mirada que te echa la dependienta con el pelo requemao de tanta plancha ya te hunde aún más, aunque piensas: "si,si ahora te daré pena, pero esto te terminará pasando a ti". 

La muchacha muy discretamente, coge un walkie y le comenta a no sé qué compañera un código y si tiene la talla L o XL, en ese momento te percatas que todas las dependientas llevan al walkie dichoso colgado y que la tienda entera se ha enterado que quieres una XL. 

Ahí ya.... solo deseas que la tierra se abra bajo tus pies y que os trague a ti, a la niña que ha sido poseída por el monstruo de los pipís, y a la hermanita que no para de llorar vete tú a saber por qué.

Pero como esto no acaba aquí, la historia como siempre continúa en la tercera entrega del Shopping (III) y en la cuarta, y última, entrega. 

5 nov. 2012

Y la Ley de Murphy se cumplió en Halloween


Os sitúo, Halloween del 2011, es decir, el del año pasado vamos, aquí la menda le dio por ponerse a lijar todos los muebles de su salón, porque una buena mañana decidió que el color madera ya no le gustaba, que ahora los quería blancos. Bien, las 19:00h en España, 18:00 en Canarias, y dale que te dale con la lija, productos que solo con olerlos te pillas un colocón que ni el mejor garrafón, y ahí me teníais que ver a mí tirada en el suelo junto con mi madre.

Piiiiiiiiiiii, alguien toca al portero ¿quién llama ahora a casa? Me sacudo el barniz, contesto y esta fue la respuesta: ¿Truco o trato?. Mi hilillo de voz: voooooyyyy…. (parecía que hacía de vieja loca)

Lo siguiente que sucedió solo puedo resumirlo en gritos (míos) hacía la casa entera (a mi madre en verdad), y una frenética secuencia de abrir armarios y portazos buscando cosas que poder dar a los minimonsters.

Terminé dando galletas, alguna chocolatina que para mí que estaba caducada y me faltó por dar cereales. Cuando cierro la puerta lo siguiente que oigo es: “mamá a esta casa no vamos a venir más que esta señora da cosas muy raras.”

No sé si me dolió más lo de señora o lo que doy cosas raras… Me vestí en un salto y me planté en el mercadona como las locas, sin peinar, y buscando chuches cual loca perdía.

No vino ni un niño más a casa. Al día siguiente la minimonster, el papá de la minimonster y yo, con empacho.

Así que este año no me pasaba…. No,no, dos semanas antes de Halloween ya me hice con 4 bolsones de chuches, je! A mí ya no me pillaban más.

A la minimonster mayor, desde las 5 disfrazada, era una mezcla de la novia cadáver y la niña de The ring. Pedí refuerzos y una amiga vino a hacerme compañía para cuando tuviese que salir con la minimonster, no dejar a mi babyminimonster sola.

Las 18:00 …. Bueno, voy a tomarme un té con mi amiga….

Minimonster: Mamá, ¿y los niños?
Mamá con tono tranquilo: Tranquila cariño, aún no ha anochecido, ahora vendrán.

Las 19:00 …. El té frío y yo mirando la hora….

Mi amiga: ¿es normal que tarden tanto?
….. prefiero no contestar….

Las 20:00 ….

Minimonster: ¡¡¿¿Y los niiiiiiiiiiiiiiiños mamá??!!
Mamá con desesperación en su voz: Tienen que estar bajando la cuesta, tú no te quites la peluca que en nada pegan, estate atenta por si las perras ladran, ellas nos avisan.

Las 20:15, la amiga aburrida recuerda que tiene que irse a una clase de pilates….

20:30…. Piiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii “¿Truco o trato?”

Eso no eran carreras, eso eran dos madres (la mía y aquí la menda) enfarlopadas pegando viajes por mi casa, y voces a la minimonster:
-        - Emmaaaaaaaaaaaaaaaaa, ponte la peluuuuuuuuuuuca (la menda)
-        - Neeeeeeeeeena, cógete la calabaza con los caramelos (mi madre)
-       -  Maaaaaaaaaaaaamá sal tú que yo estoy con el biberón de Lola (la menda again)

Claro, de lo que habíamos tardado, los niños ya estaban girando la esquina cuando mi madre salió con mi minimonster:

- Eeeeehhhh!!! Esperad!!!!! Volverseeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee (imaginaros tono Antonia de Omaita, pues así mi madre a grito pelao)

Mi madre y mi minimonster cogieron a puñaos las chuches, y repartieron un bolsón entero entre las 8 niñas.

Padres de la 8 niñas: - Señora, no los gaste todos que por ahí bajan más grupos de niños.

Mi madre a lo Antonia de Omaita total: - Si tenemos muchos!!! Que mi hija se ha pasao comprando chucherías, usted mande a los niños para acá.


Ni un niño más apareció….

……
.

¿Conclusión? Ahora debo de ser la Señora loca que quiere atraer niños a su casa con chucherías.


El año que viene me voy de viaje y listo, anda hombre ya.....

4 nov. 2012

Nuevos Aires

Hoy me he levantado con ganas de cambios, muchos cambios. Así, le meto al blog otro pequeño lavado de cara en consonancia con el nuevo rumbo que va a tomar. 

Cansada de hablar de lo mismo y de la misma forma que hablan casi todos blogs, me desmarco, y empiezo a hablar como hablo yo en el día a día sobre mi maternidad. Porque así soy yo, porque soy madre y me desespero, me desquicio, me pasan cosas insólitas, me río de mi día a día, y digo las cosas como son, y no como las revistas de bebés, donde todo parece alegría y felicidad a chorros. 

Porque las que somos madres sabemos que eso no es así ni mijita, y ya estamos hasta el moño de que nos vendan la moto, porque ahora voy a contar la verdad verdadera de ser mamá de dos minimonster. 

Ea!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...