15 abr. 2014

Mujeres Desesperadas

Intento ser una persona "calmada", controlar siempre la situación con sus hijas y no parecer una desquiciada pegando gritos ni capones a diestro y siniestro. Intento no mostrar mi frustración al verme superada por una situación en público. Intento contar hasta 23948234982309 antes de sentir como la sangre se me agolpa en la cabeza y empiezo a perder el raciocinio. Intento no parecer una Mujer Desesperada. 

No siempre lo consigo, por no decir, que muy pocas veces lo logro.

Ayer viví una de esas situaciones que consiguen llevar a toda madre al límite, de esas situaciones que llegas a casa y solo quieres echarte a llorar porque no puedes más, porque te han superado.

Al ser toda la semana fiesta, decidí que no me iba a quedar en casa sola con las niñas, las vestí y nos fuimos desde la mañana al parque, almorzando en casa de mis padres para terminar la tarde en el centro de la ciudad con mis amigas (plan redondo, o eso creía). 

En casa de mi madre, Minimonster decidió montarme uno de sus últimos espectáculos que va estrenando desde hace unas semanas, pero de esto ya os hablaré en otra ocasión. Almorzamos, reposamos la comida, y hasta las 7 no había quedado con mis amigas en el centro, así que a las 6 decidí poner rumbo a este para cansar un poco a las fieras en algún parque y que así me dejasen tomar un café tranquila. Como el centro de nuestra ciudad está invadido por la famosa "zona azul", pensé que lo mejor era dejar el coche en la urbanización de mis padres y bajar andando (hay un kilómetro aproximadamente). Fuimos al parque, jugaron, corriendo, se rieron, pasamos un rato estupendo; ¿el café con mis amigas? estupendo, no dieron guerra y pude hablar, genial. 

Como todo estaba saliendo tan rodado, le comenté al PadredelasFieras, que como él salía a las 21:30 de trabajar que podía quedarme por el centro con nuestras fieras y cenar juntos, le encantó la idea. Vamos a un sitio que para ir con niños es genial tipo: pizzas, camperos, hamburguesas, patatas asadas... 

Y comienza el show...



Le pido los famosos zumos de piña que todo niño bebe, las dos se lo beben de un tirón (lógico porque veníamos de otro parque, vivan los parques y lo que cansan a los niños); eran las 21:00, mi idea era pedirles su cena, que ellas cenaran tranquilas, esperar al PadredelasFieras y cenar yo con él. A las 21:15 Minimonster me empieza a decir que tiene ganas de vomitar... sí, de vomitar... Imaginaros un sitio atestado de gente, donde la separación entre mesa y mesa es la de un papel de fumar, sola, con las dos niñas, más el carro, y una de ellas con cara descompuesta diciéndote: voy a vomitar. 

Intenté que se relajase, que respirase por la nariz y echase el aire por la boca (¡no me puede estar sucediendo esto a mí!), y que se entretuviese contándome algo... Mientras contaba la historia medio se olvidaba, y cuando pensé que tenía la situación controlada, el camarero me trajo la pizza margarita que era para las dos niñas. ¡Vuelta a empezar! Niña medio llorando, agobiada, y con la frase: voy a vomitar en modo Replay. Cuando notó a Babymonster muy quieta, me la siento encima, y empiezo a notar algo caliente en mi pierna... Sí señores, no ya tenía solo a una niña queriendo potar en medio de un local, no, sino que además tenía a la otra niña meándose en mi pierna. 

Con un 4% de batería en el móvil le escribo al padre que venga cagando leches por el percal que tengo, que no me pregunte más (es de un preguntón que a veces me dan ganas que se coma el móvil para que se calle) y que venga ¡YA! Pero como el PadredelasFieras es de los que se pierde hasta en su propia casa, llegó 20 minutos más tarde porque él se creía que me refería a otro local de comida. 

Así que cuando llegó se encontró:

- A una hija sola en la puerta del local con la cara desencajada porque iba a vomitar (la terminé mandando a la puerta para que le diera el aire a ver si así se le pasaba)

- A otra hija que lleva, la famosa y cara de cojones, marca DODOT,  y que los muy jodios no han sido capaz de aguantar 3 malditas horas de pipí; llorando a lágrima viva porque la senté en el carro para que el forro de este chupase un poco el pipí.  

- A su mujer, con cara de no poder más, con su vestido camisero empapado, sentada en la mesa, agarrada al carro como quien se sostiene a un bote salvavidas, con la mirada perdida. 

Pero eso no era todo... no... ahora tenía que comerme mi genial idea de bajar de casa mis padres andando; tenía que hacer el camino de vuelta, andando, con una potadora, con otra meada hasta arriba, y yo empapada de pipí (el padre no podía subirnos porque él baja en moto al trabajo). 

Cuando llegué a casa lo único que fui capaz de hacer fue el biberón a la pequeña, irme al cuarto de baño y meterme en la ducha, el resto, mejor lo obvio. 

Al final, me comí la pizza margarita fría, sentada en el sofá y en pijama. 

PD: El café con mis amigas me provocó que no me quedase dormida hasta las 3 de la mañana. De Puta Madre. 

15 comentarios:

  1. Jajajajaja, perdona, perdona, lo has contado de una manera tal, que no paro de reírme. Y leélo tú, ahora que estás descansada, relajada, y recién levantada, no te hace gracia?? Menudo panorama. Yo me hubiera ido en la moto, y hubiera dejado al padredelasfieras con las niñas. De hecho... Lo hice una vez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja mira! mira! eh!!! no me fui en la moto porque no sé conducir motos, que sino, no te extrañe que con el mosqueo me hubiese largado sola a que me diera el aire.

      Eliminar
  2. Ay, ay, creo que a este paso micromonster tendrá que esperar un poco más! que una madre tiene solo dos brazos, aunque otros digan lo contrario!

    Pero bueno, es que no se puede tener tanto plan para un mismo día! hay que dosificarlos en cómodas cuotas, además al final queda la anécdota divertida, y el rato del café, que estuvo bueno, no? pues para la próxima... descafeinado! :P

    :***

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Micromonster se va a quedar un tiempo más dando vueltas, porque no estoy por la labor de perder la cordura la verdad. El café estuvo bien, pero sí, me voy a tener que pasar al descafeinado, manda narices.

      Eliminar
  3. ¡Jajaja! Me río por no llorar al pensar en la cadena de despropósitos por la que pueden hacernos pasar en pocos minutos. Tu reacción me parece de lo más normal, así es que tranquila porque muchas otras madres se sentirán identificadas con esta aventura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! la verdad es que si fuesen hechos aislados, soy la primera que me río de todo, pero, que te suceda todo así tan seguido, termina dejando a una para el arrastre.

      Eliminar
  4. Madre de dios! Menudo locurón!!! Jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tia... de verdad, en esos momentos pienso: joer, y lo a gusto que viven la gente sin hijos.

      Eliminar
  5. En mi casa tenemos una máxima: "si el sistema está en equilibrio, no lo toques". Todo iba bien. Muy bien. ¿Qué necesidad había de cambiar de planes sobre la marcha? Si es que te lo buscas tú solita...

    Un beso, maifren.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja Mira María!!!! No me calientes!!!

      Muak!! ;)

      Eliminar
  6. Hola! Es la primera vez que te comento, porque he dado con tu blog hace poco y me lo he leído de cabo a rabo en un par de días (sí, soy un poco rara, me gusta leerme los blogs enteros jajajaja). Y nada solo quería decirte que me ha gustado mucho cómo escribes y de qué escribes. Yo todavía no soy mamá (estuve embarazada hace poquito, pero lo perdí en la semana 8), pero con las ganas que tengo, pues te imaginarás que soy una cansina que estoy todo el día mirando blogs, páginas y cosas relacionadas con maternidad y embarazo (con decirte que hasta tengo pensado ya el carro que voy a comprar juas juas juas xD).
    Así que nada, que por aquí seguiré cotilleando, aunque no siempre escriba.
    P.D.: He visto que quieres buscar otro peque y que preguntabas que sistema podrías usar para llevar al próximo y a tu Babymonster. Yo, después de mucho remirar, te recomendaría un carrito gemelar de una marca que me chifla y es Cosatto. Son sillas de segunda edad, pero como pueden reclinarse completamente son aptas desde el nacimiento y además, le puedes poner para el recién nacido un capazo blando. Te dejo algunos links para que mires por si te interesa:
    http://innocentcharmschats.co.uk/wp-content/uploads/2013/07/Brothers_testing_cosatto_supadupa.jpg
    http://innocentcharmschats.co.uk/wp-content/uploads/2013/07/Cosatto-Supa-Dupa-Review.jpg

    Y una entrada del blog mismellizosyyo: http://mismellizosyyo.blogspot.com.es/2011/03/el-cochecito-gemelar-ligero-una-gran.html
    Espero haberte ayudado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Yue!

      Antes de nada, bienvenida a mi blog, y ahora quiero disculparme por la tardanza de mi respuesta, pero las fiestas y tal, me han tenido muy despegada del blog.

      Muchísimas gracias por leerme de cabo a rabo jajajajajaa me encanta cuando alguien se sincera y dice ese tipo de cosas, de verdad, espero que te haya gustado lo que has encontrado jajaja Pero sobre todo GRACIAS, GRACIAS Y MÁS GRACIAS, por valorar mi blog y mi trabajo.

      Me sucedió exactamente igual que a ti, de hecho me has hecho replantearme si hablar de ello aquí por si sirve de ayuda, pero también sufrí un aborto en la semana 8.

      Tengo que echarle un ojo a los post que me has pasado! palabra!! ahora voy a acostar a las dos fieras que hoy me tiene negra!

      Un besazo guapa y encantada de tenerte por aquí.

      Eliminar
  7. Madre mía! Por aquí dicen que se han reído, a mi no se me ha quitado la cara de flipafa en todo el rato! O.o Es que lo pienso y te admiro, por llevarlo con tanta tranquilidad. Se ve por la calle a madres que se ponen a pegar gritos solo porque el niño pide una chucería o cualquier chorrada... Y tu aguantando como una campeona! Entiendo lo de la ducha, las ganas de llorar y el padre debería haberte hecho un masaje incluso! :P
    Besos guapa! ^.^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja hola guapetona!

      Ahora me río.... pero ay! madre! que diita.... que mal lo pasé de verdad... me sentía tan impotente. Pero bueno... de todo se aprende en esta vida, y créeme que ese día aprendí más de una lección :)

      Eliminar
  8. Ufffff, esos días son horribles. Recuerdas que llegando hace una semana a Fuengirola te dije que en cuanto llegase al hotel dejaba las maletas en la habitación y me iba directa a la playa, pues bien, Peque vomitó a 100 metros del hotel. Él empapado, la silla del coche empapada, y el coche también recibió su parte.

    ResponderEliminar

Muchas zankius por comentarme! Estaré encantada de leerlo en cuanto me salte el chivato :P

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...