28 may. 2014

#HayVidaMasAllaDeLos6 : "Las Amistades"

Hola a todos!

Esta semana me gustaría hablaros de un tema que sé que a más de una madre o un padre, que tenga un hijo en edad de primaria, se va a ver reflejado. Las Amistades de nuestros hijos.

Según van creciendo, ellos van creando su grupito de amigos, en aquellos que se hacen confidencias, se ríen de las series que les gustan, se peinan las unas a las otras, se invitan a ir a casa de mengana... 

Cuando trabajaba en el colegio, era mi pan de cada día el que me llegase algún niño o niña llorando, porque su mejor amiguita/o no quería jugar con él/ella y les soltaba la temida frase para todo niño "ya no soy tu amigo/a"; mis respuestas siempre eran las mismas: si no quiere jugar contigo ¿por qué no te vas a jugar con el resto de la clase?; un amigo no le dice a otro que ya no es su amigo, los amigos se deben de tratar bien...

La verdad es que como lo veía desde fuera, no llegaba darle tanta importancia, pero ayyyy amiga cuando te tocan a la tuya, ahí la cosa cambia. Aquí opino que interviene muchísimo el carácter del niño en cuestión, están los que no les importa quedarse solo con un palo y siguiendo a hormigas, pero luego están aquellos que sufren, y aquí justo es donde encaja MM.

Desde que nació ha sido una niña muy sensible, si hacía algo mal, con solo yo mirarle, ya se echaba a llorar; ha sido y lo es una niña muy buena, cariñosa y afable, pero tiene ese punto de plañidera y sensible. Cuando viene a casa llorando porque alguna de sus amigas le ha soltado la frase de : ya no soy tu amiga; siempre he intentado darle las herramientas para que pase el bache, nunca he aprobado la opción de esas madres que se guasapean con otras recriminándoles lo que su hija le había dicho. 

En mi última charla le quise hacer ver que si alguien nos daña, no es tan amigo nuestro como pensamos; que si nos manda (eso que tanto está de moda entre los niños, en todo grupo siempre hay un mandón o una mandona) no debemos de consentírselo, y que en esta vida los amigos no son para siempre por lo que si no le gusta como le trata esa niña, cambie de amiga. 

Le puse de ejemplo mi grupo de amigas, y parece que más o menos empezó a entender lo que quería decir; no me gusta que mangoneen a mi hija, no me gusta que se rían de ella si llora (y llora mucho, según ella: mamá es que no me puedo aguantar las lágrimas), no me gustan que se escondan de ella en el patio y la dejen sola solo para reírse de ella. 

Me estoy dando cuenta, ahora que estoy en el bando madre y no en el de maestra, que los niños son muy crueles, que todo aquello que te hacen en la edad escolar, a no ser que tengas un carácter fuerte, te va a marcar de por vida. 

Yo me hice una niña introvertida, una época estuve sin amigos porque sentí que no encajaba en ningún grupo (los macarras, las guays, los empollones... joder! yo soy normal!), ¿qué me provocó? que saliera una vena fortisima mía de borde, y a eso del bachillerato, llevaba siempre la escopeta cargá. Al cabo de los años me di cuenta que no servía para nada, y aflojé; pero mi carácter es diferente al de mi hija, el mío es más fuerte, a ella la veo más débil y más fácilmente "mangoneable" y me preocupa mucho. 

Llora por las mañanas al ir al colegio, llora por las noches al irse a dormir, sus frases estándar son: Es que se burlan de mí, Mengana no quiere ser mi amiga. 

Y sufre, sufre mucho; pero su padre y yo sufrimos aún más porque no sabemos como acabar con todo esto. 

Por ahora lo que hemos hecho es pedirle una tutoría al profesor para ver su comportamiento en clase, y también concertar una cita con la psicóloga del centro, así que, queridos lectores míos, ya os iré contando como vamos llevando este asunto en casa y las pautas que desde el centro nos dan. 


43 comentarios:

  1. Vaya, os deseo mucha suerte. Mucha gente me comenta, después de conocernos algo mejor, que la primera impresión que doy es de ser una persona dura, incluso a veces "asusto". Nada más alejado de la realidad, soy más blanda que el pan de molde, pero de pequeña me pasó algo parecido a lo que le está pasando a tu hija. Me mangoneaban, era el "juguete" del grupo, no era ni la guapa, ni la simpática, ni la inteligente, ... siempre me sentía mal.
    Eso ha hecho de mí una persona introvertida y vergonzosa (aunque no te lo creas), cosa que poco a poco estoy intentando cambiar, porque con la edad me he dado cuenta de que por culpa de eso me he perdido muchas cosas (no fui a campamentos de verano, hasta que tuve 17 años y ya no pude repetir, no viaje al extranjero, a pesar de que mis padres me lo ofrecieron y eso ha hecho perderme muchos viajes que ahora anhelo, etc.)
    La suerte que tenéis es que vosotros os habéis dado cuenta y, seguramente, con esfuerzo por vuestra parte y la ayuda del tutor y del psicólogo, todo irá bien.
    En mi caso no me atreví a decirlo en casa y he tenido que curarme yo sola esas heridas, cuando la cicatriz ya es demasiado grande.
    Y otra cosa, para no dejarte con mal sabro de boca, curiosamente, con algunas de esas niñas del colegio he vuelto a recuperar la amistad hace poco. Resulta que las personas cambian, y esos mangoneos de pequeños son una forma de pertenecer a un grupo y no aislarse, pero con los años se aprende a ser más social y amable.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa, antes de nada, muchas gracias por tomarte las molestias de responderme y tan completito. EN mi caso no volví a ser amigas de las del cole, no me gusta la gente que aún siendo así pequeños, tienen tan poca empatía, así que ni me molesté en recuperar una amistad, que suele ser temporal.

      En mi caso, tampoco conté nada en casa, e hice un Juan Palomo "yo me lo guiso, yo me lo como" pero tb por mi carácter, era más fuerte.

      Espero que termine solucionándose todo.

      Un besazo

      Eliminar
  2. Ayyyy, qué me recuerda esto a mis hermanos...No era en el cole, sino con los vecinos, pues teníamos un patio central donde los niños bajaban a jugar sin tener que salir a la calle. Pues no sé por qué, pero a mis hermanos les cogieron de "primos" y siempre estaban dándoles de lado y metiéndose con ellos, hasta tal punto que mi madre tuvo que bajar a hablar con los padres... y sabes qué decían? "Son cosas de niños..." De hecho, una madre empezó a hablar mal de nosotros, porque con 4 o 5 años, mis hermanos y su hijo de la misma edad que los míos, se enseñaron la "picha" (ya sabes, la curiosidad de esas edades) y bueno, la tía montó un pollo diciendo que eso lo veían en mi casa, vamos, éramos un puticlub no te jode...y por eso bajó mi madre a hablar y les dijo que siempre tenían a mis hermanos como los malos y que siempre los estaban apartando y burlándose de ellos, pero claro, no hay más ciego que el que no quiere ver. Mi madre y yo hemos llorando por mis hermanos y me acuerdo perfectamente del día que se montó el pollo. Lo bueno es que al final, a mis hermanos no les ha quedado secuela ninguna, son sociables, tienen muchos amigos y amigas, en el instituto han sido de los más conocidos siempre y ahora se la pelan lo que digan de ellos. También es verdad que siendo mellizos, nunca han estado solos. No sé qué aconsejarte, porque es una situación dura, pero si la cosa sigue yendo a más, pienso que tendrías que hablar con los padres de las abusonas, por lo menos para que tengan conocimiento de que sus hijas le están haciendo daño a otra niña.
    Muchas fuerza para toda la familia y en especial para tu MM.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas guapa, gracias por tu comentario y por contar la experiencia de tus hermanos; sé que todo termina pasando, así se lo intento hacer ver a ella, pero le entiendo que no tenga esa capacidad de visión de futuro, porque ahora, para ella, son su todo.

      Aún así seguiremos controlándola de cerca y estudiando su situación,

      mil besos!

      Eliminar
  3. Me viene muy bien tu post porque estoy en las mismas con mi hija. La diferencia es que aquí ya ha terminado el curso escolar y el verano nos dará una tregua en esos problemillas. A algunos "amiguitos" suyos les daría más de una colleja, pero no puedo ir por ahí pegando a niños ajenos claro, es sólo el instinto protector hacia mi niña.

    Ah y yo en el cole tampoco encajaba en ningún grupo, y lo que hicimos fue juntarnos unas cuantas que estabamos en las mismas. El grupo de sobras jaja!

    Espero más info interesante de "Hay vida después de los 6"!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso mismo me sucedió a mí en el instituto, pero te estoy hablando de 1º de bachillerato, por lo que 3º y 4º de ESO me comí lo mío a solas. Por suerte no salí muy tocada de esas experiencias, ahora tengo amigas que valen su peso en oro.

      También tengo ganas que llegue el verano, para que a ella se le baje ese nivel de ansiedad.

      Ya os iré contando.

      Mil besos!

      Eliminar
  4. Hola wapa! tiene qe ser dificil y duro a partes iguales! no he pasado x ahí y espero no pasar, los niños son muy crueles tienes razón! pero tienes mucha suerte xq tu niña te lo cuenta....llora contigo y te escucha, eso es tener mucho camino ganado. Yo mi niño de 7 años apenas habla de sus problemas...no se si sufre y eso amiga me da muchooo miedo! Bueno estoy un poko ñoña y prefiero no seguir escribiendo, deseo qe encontreis la solucion muy pronto!! Un bso gordo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me puedo ni imaginar lo que debe de ser, el saber que tu hijo lo pasa mal y no te cuenta nada; es cierto que en parte tengo la suerte que ella me lo cuenta todo, por lo que entiendo su malestar y ansiedad.

      Muchísimas grcias por pasar por mi blog y comentar, de verdad.

      Un besazo.

      Eliminar
  5. siempre fui de las que da vueltas por todas partes y se llevan bien con todos, pero con 16 años mis amigas se juntaron y decidieron aplicarme la ley del hielo porque, atención, yo "me llevaba demasiado bien con los chicos" y estaban celosas.

    fue de un día para el otro así que yo no entendía qué pasaba! me acercaba y se iban, las miraba y me giraban la cara, les hablaba y no me contestaban... me enfermé y todo de lo mal que lo pasé... me llené de ronchas de los nervios! y fue tan notorio que la gente las empezó a apartar, mis otros amigos se cerraron en banda conmigo y conocí a nuevas personas. ellas vieron que lo que querían hacer conmigo no les resultó... pasaron un par de meses y me pidieron perdón y hasta ahora somos muy amigas, pero mucho, mucho! por increíble que parezca.

    creo que a veces nos pasamos un poco con las burlas y no siempre es con mala intención, como dices, los niños son muy crueles (y los mayores también!) pero que es muy importante fortalecernos y no permitir que sepan que las maldades nos afectan. MM conocerá buena gente, estoy segura, y seguramente les dará una lección de vida a las que ahora la molestan, hay que buscar la manera que le de la vuelta a la tortilla con buen humor... ¿qué tal si les tira los kleenex usados después de llorar? :P

    muchos ánimos para toda la familia! >.<

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi caso jamás volví a ser amigas de las de mi cole, o dos primeros años de instituto; la gente que se porta así, aunque sean niños, no me gusta, y no las quiero a mi lado.

      A ver como avanza todo,...

      Un besazo!

      Eliminar
  6. Te leí desde el móvil y se me puso la piel de gallina porque puedo entender perfectamente como te sienes. Y esta vez no es una metáfora, sino pura realidad, porque nosotros pasamos por algo parecido. Yo también tengo una "plañidera" en casa, una niña hipersensible, amiga de todo el mundo y siempre con una buena palabra para todos. El año pasado vivimos una crisis similar, con la diferencia de que ella no era tan consciente de lo que le estaba pasando: se sentía sola, lloraba en los recreos y no quería ir al cole. El resto del tiempo era feliz, pero todo lo relacionado con el cole la hundía... descubrí que su mejor amiga y ella ya no tenían tanto feeling, que la otra hacía corriente de opinión y el resto la dejaba de lado... Lo pasamos mal no, lo siguiente... Pero igual que vino, se fue. Con esto no quiero decir que no te preocupes, ni que no intentes hacer una intervención lo menos visible posible, sino que son rachas inevitables.

    He de reconocer que yo -más que ella- me quedé muy tocada desde aquel incidente, a veces examino minuciosamente todas sus relaciones sociales en el parque y cole y veo fantasmas donde no los hay o, mejor dicho, veo problemas donde ella no los aprecia, así que tengo que comerme mi mala leche de madre y adulta, y dar rienda suelta a su ingenuidad. Si ella no sufre, para qué mostrarle la cruda realidad.

    Aída, mucho ánimo, porque se que como madre ese sufrimiento de tu hija se lleva fatal. Me gustaría poder darte un consejo, pero no lo tengo. Solo te digo que ellas, por muy sensibles y buenas que sean, aprenden y la mía se está volviendo más "cabroncilla" y exigente con sus amigas, algo que hace unos años me habría espantado pero que ahora hasta recibo con una satisfacción que negaré siempre ;-) Muchos besos para las dos y ánimo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo, creo que esos fantasmas nunca dejarán de pulular alrededor de ellos, cuando cambien al instituto, si van a la universidad. El tema amigos es muy importante, pero también muy delicado, porque todas sabemos lo que son malas influencias, mi hija algún día se le ha escapado una palabrota, y de casa no es. Sé que estos años son los más importantes, porque en base a estos recuerdos, luego formará ella una idea de lo que es la amistad y tal, de ahí mi preocupación,

      Cuando llega a casa, siempre intento minimizar el problema, haciéndole ver que no es tan grave, y que todo pasa, que ella debe de decirle también a sus amigas que no le gusta lo que han hecho; pero al fin y al cabo tiene 6 años, y eso es algo complicado para ellos.

      En fin, que tocará seguirla de cerca y ver como lo pasa todo.

      Un besazo guapa

      Eliminar
  7. Claro, verlo en "el lado de las madres" tiene que ser distinto a cuando lo veías como profa..
    ¿Qué te voy a contar?
    Es cierto que lo que viven les marca el carácter pero quiero pensa que tu MM sufre porque es la primera vez que se enfrenta a una situación así, porque aún no ha puesto en marcha las herramientas y las razones que le has dado. Las ha entendido, las ha interiorizado pero no las ha utilizado. Un día lo hará y verá que funcionan.. y poco a poco irá aprendiendo a caminar con las muletas que le vas dando.. hasta que sepa andar solita (pero para eso quedan aún unos cuantos años y unos cuantos disgustos para ella y para vosotros...)
    Mucha paciencia amiga y muchos mimos, como bien decías los amigos son importantes, pero sólo los de verdad, no los que nos hieren...
    Bss!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Pilar,

      Es muy frustrante el ver que le das las herramientas, el que aprenda a pasar, el que aprenda a responder y a decir ¡NO!, y cuando la recoges del cole, ves que no ha servido para nada. Se te caen todos los palos del sombrajo.

      No soy una madre alarmista, no soy de estas que ponen el grito en el cielo; entiendo que hay cosas de es de niños, pero cuando ves a tu hija llorar durante 2 semanas seguidas, todos los días, empiezas a plantearte y cuestionarte si lo estarás haciendo bien, y eso como tú bien sabes, es arrollador.

      Un beso guapa.

      Eliminar
  8. No me quiero imaginar lo que estarás pasando. Yo tuve epocas malas de pequeña, y ahora "a toro pasado" lo único que te puedo decir es que con el tiempo éstas malas rachas van pasando, pero jo, que mal se pasa cuando se stá en ellas.
    Sólo espero que pase pronto y sepas ayudarla. Mucha paciencia y cariñitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas guapa,

      Es duro, es duro de pasar porque ves a tu hija llorar a diario y de pena, eso hace que se te rompa el alma; soy consciente que todo pasa, yo misma pasé por ello, pero hasta que no estás en este lado de la barrera, el camino se hace muy tortuoso y delicado.

      Solo espero que llegue el verano, para ver si ella baja ese nivel de ansiedad y va todo mejor.

      Ya os iré contando.

      Mil besos!

      Eliminar
  9. Tu carácter es ahora fuerte, porque se ha ido forjando a través del tiempo. Tu hija acaba de empezar y no porque llore quiere decir que sea débil. Casi mejor q llore y lo diga que agreda a los demás para no sentirse sola.
    Creo que te entiendo, aunque lis mios son más pequeños, se pasa mal, tanto vosotros como ella, pero al menos ella tiene una ventaja, os tiene a vosotros detrás.

    Ánimo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ey Hola!

      Sí lo sé, mi carácter es ahora fuerte, de todas las hostias que me he comido, hasta que un día planté los pies en la tierra y dije: Pues ahora va a ser que no.

      Agradezco mucho el que ella me lo cuente, imagínate qué sería para mí el verla llorar y no saber por qué, me mataría en vida, así que por ahí estoy contenta que ella se apoye en mí y su padre.

      Muchas gracias por tu comentario, de verdad.

      Un beso!

      Eliminar
  10. Hola, hoy mi hijo hoy me ha venido diciendo que sus "mejores amigos" le han dicho tonto por no sé cuantas veces. y días..a mi hijo le pasa lo mismo que a tu hija Aida es muy sensible y es un ángel de dulce, un niño que no tiene maldad ninguna (no es pasión de madre) y todo le afecta... El siguiente paso que iba a dar era hablar con las madres de estos niños... pero tu que me recomiendas que vaya a hablar con la maestra?¿ Yo pienso que la maestra poco puede hacer por ayudar en estos temas, sobre todo cuando algunas maestras van a lo suyo y no se preocupan por aquellos niños que saben que tienen algún pequeño problema. Mi hijo sufrio un TEL del cual gracias a dios se salió y también gracias a que el niño se esforzó bastante en salir de aquello pues de alguna manera él veía sus limitaciones y no se rindió... (me acuerdo cuando un día de pequeño en la puerta del cole uno de su clase le decía que no sabia hablar... se me cayó el alma como madre.)... Bueno no puedo seguir... me estoy poniendo un poco triste... Ánimo Aida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al leer tus primeras líneas, parecía que estabas hablando de Minimonster porque es exactamente como tu hijo, así que te entiendo perfectamente. El tema de la maestra te puede salir bien o mal, así de claro tengo que decirlo; hay maestros que crean asambleas y charlan sobre estos temas, pero por desgracia hay muchos otros que siempre te soltarán la coletilla de "son cosas de niños" (muy mal por su parte).

      Sé lo que es un TEL (da la casualidad que mi especialidad de magisterio es la que trata los trastornos y alteraciones del lenguaje), y sé que los niños son muy crueles al respecto, me da mucho mucho coraje, pero también hay que "entender" que son niños, pero aayyy amiga, cuando esos comentarios le afectan a nuestros críos, ahí sale lo "peor" nuestro.

      Mucho ánimo, y mucha fuerza, piensa que todo es pasajero, y si vosotros estáis ahí, al final solo terminará quedando como un mal recuerdo para tu pequeño.

      Un beso muy grande

      Eliminar
  11. Yo no te puedo decir nà que la mía aún no está en esa fase,pero lo siento mucho por vosotros y espero que pase pronto,por lo menos tu hija tiene la suerte de que sus padres se preocupen y quieran solucionarlo,muchos besucos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy de la opinión que todo termina pasando... y como tú bien dices, mientras nosotros trabajemos en casa, le expliquemos las cosas y le enseñemos herramientas, estaremos ayudándole no solo para ahora, sino para un futuro.

      Un besazo linda

      Eliminar
  12. ay, bonita ! qué bien me lo sé ahora, pero me costó lo mio darme cuenta, tu ya lo sabes, así que has empezado a poner remedio, y lo tiene, ya verás.
    demuestrale lo que la quieres, y lo importante que es en casa.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me alegro que llegara la calma a vuestra casa, al fin y al cabo eso es lo que terminamos anhelando.

      Un besazo

      Eliminar
  13. Ay hija, qué penica que le tengan que pasar esas cosas, cuando se es así de sensible... Y vosotros también lo estaréis pasando mal porque ver sufrir así a tu hija menudo trago. Será difícil que no se lleve decepciones y que no le duelan esos momentos, pero creo que es muy importante que confíe en vosotros y os lo pueda contar. En mi caso yo era (y soy) muy reservada para contar esas cosas. Así que si tú (y su papi) le dais todo el apoyo que necesita es un punto a su favor. Y que el resto del mundo le haga sentir importante, vosotros, sus amiguitos de fuera del cole... Qué asco de crueldad de verdad!

    A mi me pasó algo parecido a lo que tú has comentado, el 2ºBUP me cansé de las chorradas de mi grupo de amigas de toda la vida, y fui sincera y se lo dije que estaba harta de esos juicios, de que estuvieran siempre pendientes de chorradas que no entendía que tuvieran tanto valor para ellas. Y oye, no me arrepiento ni un solo día sabes por qué? porque en el fondo no me aportaban nada bueno ni positivo. Y porque a día de hoy como tú dices, tengo amigas que valen su peso en oro!!

    Mucho ánimo guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que eso es lo más importante, que ella vea que puede contarnos las cosas, porque así estamos sentando unas bases muy importantes para un futuro, que sin querer alarmar, vendrán problemas mayores.

      Me parece muy valiente por tu parte la actitud que tuviste, no suele ser la norma, pues el temor a quedarse sola, suele pesar más que el sufrimiento de tener que aguantar malos modos de las otras personas. En mi caso, jamás me he querido relacionar con personas que "disfrutan" humillando a otras, nunca me ha gustado, y más de una vez he puesto a alguna en su sitio (cuando mi vena borde afloró a lo bestia jajajajajaja), pero no me arrepiento.

      Un besazo

      Eliminar
  14. Es durísimo ver sufrir a nuestros hijos y más duro es sentirse impotente por no saber cómo ayudarles.
    Creo que lo estás haciendo bien, has hablado con tu hija intentando hacerle ver una verdad como un templo, los amigos vienen y van y es bueno darse cuenta de cuando se tienen que ir. Estoy segura de que muy pronto tu peque superará este bache.
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la leche de verdad... porque siempre creemos que a nosotros no nos va a pasar, que los nuestros están "protegidos" por nosotros, pero ayyy cuando te das una ostia tan grande con la realidad; reconozco que a mí me dejó perdida y descolocada, pero que le está viniendo bien el que le explique qué es la amistad, pues le servirá para el futuro.

      Un besazo

      Eliminar
  15. Te entiendo porque yo pasé por lo mismo con mi hijo, él tiene TDAH, no es una enfermedad, no es nada malo pero lo hace ir un poco más lento que los demas, y como eso es a todos los niveles, pues las relaciones con los demás niños es dificil.
    Tendría como 6 ó 7 años cuando un día me vino diciendo "mamá yo me quiero morir porque todos dicen que no sirvo para nada y se rien de mi", te puedes imaginar mi reacción, ese día me faltaron lagrimas que soltar, la que se queria morir era yo. En esos momentos te quedas bloqueada, nadie te da el manual de soluciones para todo y tengo que reconocer que ese era un problema que no me habia planteado, mi hija que es dos años mayor, es todo lo contrario es la reina de la fiesta por donde va.
    Después de leer todo lo que pude sobre el tema, y consultar con amigos, profes y familia, decidí llevarlo a un psicologo (pero fuera del cole), no para que lo ayudara a pasar el mal trago, lo que yo quería era que lo enseñaran a ser fuerte a inmunizarlo.
    En menos de un año Samu cambió por completo, aprendio a quererse, a ser fuerte, a mostrarse a los demás tal y como es sin esperar aprobaciones de nadie y hoy por hoy, con casi 11 años, tiene muy asumida la diferencia entre conocidos y amigos, de lo primero tiene muchos, de lo segundo apenas 5 pero de los buenos, y sobre todo y lo mas importante es un niño FELIZ.
    Espero que todo te vaya saliendo bien.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas, tal y como comento en otro comentario más arriba, también conozco los TDAH, primero por mi especialidad de magisterio y segundo porque he tenido alumnos que lo sufrían.

      A mí me viene mi pequeña y me dice la frase que el tuyo te soltó, y te prometo que me tienen que recoger del suelo, pero me alegro muchísimo de ver que aunque al principio os dejaría la situación destrozados, supisteis reaccionar llevándolo a un psicólogo, y que ahora, con mucho trabajo, él se encuentra en otro momento.

      Estoy segura que todo irá bien, por mis cojones jajajajajajajaja

      Un besazo!

      Eliminar
  16. Ay ay ay...
    Volvemos a sufrir a través de nuestros hijos.
    Siento decirte que hagas lo que hagas no depende del profesor ni de ti ni de sus "amigas" entre comillas...son esos grandes golpes que de pequeños y grandes nos hacen más fuertes.
    Me hiciste recordar dos momentos de mi infancia y de mi adolescencia. A los 12 años me hicieron el vacío. No tenía con quién jugar y descubrí a los hombres en el sentido que mi mejor amigo se convirtió en un niño que yo le seguía pareciendo igual de buena amiga que siempre. Un truco muy bueno que hizo mi madre fue darme el poder de algo guay: ¡lleve canicas al colegio! y era la única niña que jugaba con los niños y en eso todas las niñas quisieron volver a jugar conmigo.
    Lo peor lo pasé a los 17 años. Cambié de colegio y de ser la líder pasé a no ser nadie. En una excursión que hubo era la única de toda la escuela que no tenía con quién dormir. Nadie ofreció su cuarto. Y tuve que morderme la lengua y pedir que si podía dormir con otra...¡A LOS 17! y yo lloraba y lloraba pero sabes? hoy no me da verguenza pedir nada y se que muchas veces esos golpes me ayudaron a ser más fuerte. Dale motivos para que vaya al cole a disfrutar: una comba, una liga elástica, un libro que compartir con la maestra....
    Un gran beso y estaré al pendiente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aaayyyy mexi.... qué te voy a contar que tú ya no sepas? :) Gracias por estar ahí, apoyando y leyendo mi día a día.

      Un besazo

      Eliminar
  17. Que sepas que mi infancia fue dura de cojones en cuanto a amistades se refiere y en la adolescencia ni te cuento pero el tiempo y la madurez ha hecho que me valoré a mi misma y a ese don de poder rodearme por fin de gente buena y que vale mucho, justo estaba escribiendo post sobre ello....

    Besazos y suerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y mi Peini... y mi peini.... que mi, gracias por tus audios y tu atención de verdad, por abrir de esa manera esas cajas de pandora que a ninguna nos gusta abrir.

      Un besazo niña

      Eliminar
  18. Ay, Aída, después de leer este post y casi todos los comentarios, no diré nada que no hayan mencionado ya, aunque tal vez podría constatar lo que dice Pilar.

    Mira, yo fui otra de tantas que sufrió bullying en su infancia. Ahora eso tiene nombre y por tanto existe. Antes no lo tenía y eran "cosas de chavales". Lo sufrí durante un curso escolar. Empezó despacito y fue in crescendo hasta que llegó a ser insostenible. Yo estaba en 4º de EGB. Tenía 9 años y mi acosadora 13. Yo era una cría canija, bajita... poca cosa. Esta muchacha tenía ya por entonces más pecho que mi madre. Imponía. Tenía a la escuela acobardada y parece que cuando se decidió por mí, el resto de chavales respiraron y se sintieron a salvo.

    Para mí empezó un infierno.

    Han pasado muchos años y ahora hasta me haría gracia encontrarme con ella y ver a esa persona que en su día me infundió tanto miedo.
    Llegó un punto en que sentía una opresión permanente en el pecho. Un nudo en la garganta que no me dejaba comer... Después de meses de acoso velado y más que patente al final, mi madre (por fin) se dio cuenta de que algo no funcionaba. Fue a hablar con la directora para que tomara cartas en el asunto y esta le respondió que eso eran "cosas de chicos" y teníamos que resolverlo nosotras!
    Llegó un momento en que era verla venir hacia mí y yo ya me echaba a llorar! Y ella se crecía más y más. Tenía un poder sobre mí.

    Ahora soy madre. Puedes imaginarte lo alerta que estoy con este tema!! Cuando mi hija viene llorando porque su mejor amiga le ha dado la espalda, me falta el aire. Cuando a los dos días me dice que han vuelto a jugar, respiro de nuevo. Sin fantasmas... pero es bueno estar alerta.

    Me estoy alargando mucho. A lo que iba: Me cambiaron de escuela. Una clase nueva. Un cole nuevo. 40 chavales. 41 conmigo. Un reto para cualquier crío. Yo sentí un alivio indescriptible. Sentí que podía empezar de nuevo. Dibujar un nuevo perfil. (No es que entonces pensara en terminos de "perfiles" pero sí creí que podría ofrecer una imagen distinta de mí y no la de la niña llorona en que me había convertido por la presión de aquella cría que me machacó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. NO me puedo ni imaginar Nuria, por lo que debes de haber pasado. Yo por mi carácter, era la pava, y alguna que otra vez (más en 3º de ESO) recibí burlas de cierto grupo de macarrillas, pero yo pensaba para ms adentros: aaayyy en el futuro, mientras vosotros estaréis liando porros tirados en un banco, yo haré mi futuro grande. Y eso era algo que me repetía, que sabía que mi vida iba a ser mejor que la de ellos, porque la gente que se porta así, el tiempo se la termina haciendo pagar.

      Me alegro que te haya ido mejor, de verdad, porque eso en cierta medida ayudará a "sanar" lo pasado.

      Un besazo guapa

      Eliminar
  19. Y ahí es donde sucedió lo que dice Pilar. Un buen día se dió la situación que yo tanto temía. La matona de la clase (que además de matona era cortita) arremetió contra la nueva en clase de deporte... Se congeló la escena y me vi de vuelta a aquel bucle tenebroso del que acababa de salir... y pensé:

    "¿Con todo lo que he pasado, va a venir esta niñata aquí a joderme la tabla de salvación de la escuela nueva?"

    y de repente, no se de donde salió pero solté una frase ingeniosa, graciosa... no sé ni lo que dije. El caso es que nada podía ser peor que lo otro y esa nena por muy matona que fuera ya no me sacaba dos cabezas... ¿qué podía perder?
    No recuerdo lo que dije pero funcionó, porque los demás empezaron a reir como locos. A ella eso la contrarió y se apartó pero, de alguna manera, me había ganado el respeto del clan de las matonas (ya se que suena a película chorras pero así fue).

    Y respiré y no me faltó el aire! y no lloré! y me convertí en la graciosilla de la clase o algo así. Fue pura supervivencia, pero de alguna manera logré encontrar esas "herramientas" de las que habla Pilar. Yo solita.

    Ha llovido mucho desde entonces pero te puedo decir que jamás nadie me ha vuelto a intimidar como lo hizo aquella mocosa.

    No sé cual es el mensaje que quería transmitir con esto. Extrae tú el que prefieras. A mí me ha gustado contártelo.
    Espero que tu hija logre salir de ese bucle pronto. A mí mi madre me echó una mano. No lo dudó y se puso a buscar una escuela nueva para el curso siguiente. No se trata de huir pero a veces es necesario un cambio de escena.

    Por cierto, que te saludé en la fiesta y tras el shok inicial de ver que no tienes el pelo lila (seguro que esta broma todavía no te la había hecho nadie) me pareciste una tía encantadora!!

    Hey! y no dudes de la fortaleza de tu hija! Eso es algo que se construye con el tiempo y las vivencias... y ella está construyendo la suya. Ten fe en ella.


    Hala, ahí va mi post de hoy ;-)
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta la herramienta que pusiste en uso para defenderte, reconozco que yo opté por la más "cruel", la bordería. Y soltaba cada perla que las dejaba calladas, pero pq me tenían ya hasta los cojones, y bueno, alguna que otra ez me he cruzado con alguna, y yo voy con mi familia maravillosa, y bueno... loq ue te decia antes, que la vida devuelve.

      Un besazo (again jajajaja)

      Eliminar
  20. Madre mía, lo de "ya no eres mi amigo", "ya no soy tu amiga", ahora te pego con la carpeta porque los demás dicen que te gusto, etc... Qué lejano me queda eso. Yo era un poco salvaje. Era tímida, vergonzosa, y tenía mi grupito de amigas, que tampoco eran amigas amigas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo descubrí la amistad en 1º de bachillerato, con la que ahora es la madrina de Babymonster, fíjate! el resto han sido gente de paso, que bueno, me enseñaron lecciones para el futuro.

      Un besazo!

      Eliminar
  21. Joder lo que se sufre..........pero pasará.....aunque no le vea ahora..... Crecerá y sabra ver los verdaderos amigos....pero no dejaras de sufrir......porque como bien dicen....,siempre sufrimos las mamis.......

    Bien verdad es que cuando son pequeños son crueles...... Duele leer cosas así....suerte que olvidan.

    Un beso

    ResponderEliminar
  22. Se pasa muy mal cuando tu hija viene del cole llorando, en el caso de Mini Yo, estaba acostumbrada a jugar con todos los niños de su clase y cuando llegó al cole de educación especial en su clase habia otra niña más o menos de su edad que no quería jugar con ella, tengo que aclarar que el juego favorito de Mini Yo es el futbol, y a la otra niña no le gustaba. Asi que hable con ella para que jugara con otros niños y aunque le costo mucho entenderlo, acabo haciendolo. Y ahora es la única niña que juega al futbol en su cole y además mangonea a los niños indicando quien es el portero, donde se coloca cada uno...
    Asi que mira como cambian las cosas...
    Besos

    ResponderEliminar

Muchas zankius por comentarme! Estaré encantada de leerlo en cuanto me salte el chivato :P

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...