11 nov. 2014

Mi niña come mal ¿Te suena?

Buenos días!

Me escapo por aquí un rato para contaros una cosilla que seguro que más de una madre o padre sufridor tiembla a diario: ante un niño mal comedor. Creo que pocas cosas se pueden comparar con un niño que come mal, como por ejemplo, un niño que duerme mal, o que se porta muy muy mal. Porque esos 3 casos son el trío de ases más jodidos que unos padres pueden hacer frente.

En mi caso tengo a MiniMonster, ella empezó siendo una niña que se lo comía absolutamente todo, era fantástico, pero cuando empezó en el colegio, imagino que sería por oír a los compañeros, empezó a rechazar muchos alimentos, los primeros grupos en caer, como es obvio, fueron las verduras y hortalizas. 

No había forma que esa niña se comiera ni unos simples macarrones a la boloñesa porque encontraba la cebolla, lo que me obligaba muchas veces a triturar el sofrito de la boloñesa, y si os digo boloñesa os cuento cualquier cosa que pudiese pasar por la batidora también la pasaba por no oirle. Pasó de cenar conmigo platos de pepino con aceite y sal, a no querer ni mirarlo, no entendía nada, si le encantaban!!

Desde hace dos años va al comedor del colegio, básicamente porque estoy harta, cada comida era un sufrimiento para mí, porque era la niña llegar, preguntar "¿qué hay para comer hoy?" y que automáticamente dijese que no le gustaba. Lo que nos llevaba a pasar una hora larga de almuerzo agotadora. Desde que va al comedor, come lo que le ponen, si le ponen un plato que no le gusta, la monitora le exige como mucho unas pocas de cucharadas, cosa que agradezco porque así al menos prueba. 

¿Qué sucede en el tema comedor? pues que existe el fenómeno que yo denomino "compañero contaminante", los niños son copiadores e imitadores innatos, y basta que un amigo diga: que asco, no me gusta, yo no como tal cosa... para que el resto les siga cual borregos. Y la mía no iba a ser diferente. 



El curso pasado tuvimos el mes de mayo tremendos problemas asunto del comedor, cometí el error de avisar a Minimonster, que en junio no iría ¿por qué carajo hice tal cosa? se tiró todo el mes de mayo llorando a la entrada y a la salida y montando pollos, claro, la jodía decía: a ver si desquiciándome consigo que estos me quiten también este mes. Este año va a ir íntegro y ya la puse en sobre aviso los primeros días de curso: me importa un pito como te pongas, vas a ir al comedor y punto. No ha llorado ni un día y va feliz. 

¿Qué cambios estamos consiguiendo en casa? pues el padre y yo andamos bastantes ojipláticos porque está aceptando tomar otros alimentos, pero eso sí, todo a una velocidad lenta y pausada, que tampoco queremos cagarla. La cuestión es que como decía más arriba, existen los "niños contaminantes" pero también están los "culo veo culo quiero", y aquí entra MiniMonster de cabeza y por la puerta grande. 

Cuando ella tenía unos 3 años, recuerdo una noche que me estaba cenando un revuelto de champiñones con ajito y perejil, y ese día me había salido tremendo, total, que la niña me veía y me escuchaba decir lo bueno que me había salido, y comenzó a comerlos, hasta que claro, llegamos al cole y a tomar por culo el carrito del helado.

La cosa, es que la otra noche, andaba yo feliz con una ensalada que cuando estoy en modo vaga me hago que solo lleva: cebolla, tomate, atún y pepino. Estaba con mi bol, absorta con la serie, que MiniMonster no hacía nada más que mirarme, y ya comenzó la ronda de preguntas: ¿y a ti te gusta eso? ¿a mí? a mí esto me encanta es mi ensalada favorita. ¿pero no te pica la cebolla? sí, pero me gusta que la cebolla pique. Pues a mí solo me gusta el tomate. Lo sé (momento de indiferencia total, porque veía como su interés iba aumentando). ¿puedo probar un pepino? claro, pero solo uno porque esta ensalada me gusta mucho y es mía (ahí ya es cuando me la gané). 

La niña no se comió solo un trozo de pepino, sino que se comió toda mi ensalada menos la cebolla. Andaba que no me lo creía, con la de peleas, broncas, castigos, llantos, que me había chupado en estos años de colegio, y solo bastaba "darle envidia" y crearle "antojo". 

Anoche sin ir más lejos, le puse para cenar media berenjena al horno que llevaba puerro, cebolla, carne picada, la misma berenjena, pimiento y queso. Aquí vale, le mentí, y le dije que solo llevaba queso y carne picada (las verduras eran de tamaño microscópico), aunque renegó al principio, cuando vio que ponía mi bol de ensalada sobre la mesa, volvieron las preguntas: ¿qué lleva esa ensalada? pues lleva caballa, cebolleta, lechuga, pepino y tomate. ¿Y está buena? a mí me encanta, (mientras venga a pinchadas con el bol, y relamiéndome) Pues yo quiero.... Pues lo siento pero solo puedo darte si te comes tu berenjena primero, sino, me la como yo entera. 

La berenjena en 5 minutos había desaparecido del plato, y es más! ella pinchaba los ingredientes de la ensalada de uno en uno, le corregí diciéndole que así no se debe de comer una ensalada, lo delicioso es coger varios alimentos a la vez, y cada vez que masticas, encontrar el sabor de uno. Lo que me dio una idea: MiniMonster, vamos a jugar a Masterchef, cierras los ojos, y te meto una pinchada en la boca y tienes que adivinar los ingredientes. Se volvió loca de la emoción y terminó por comerse medio bol ella sola, divirtiéndose, y comiendo alimentos que odiaba hasta hacía una hora (la lechuga era imposible que la tomara, y a la cebolleta le ha dado una oportunidad al ser menos fuerte que la cebolla). 

¿Vamos a conseguir que MiniMonster se coma ya de todo? Lo dudo, es un hueso duro de roer, muy duro, pero al menos va aceptando alimentos nuevos y de buena gana. Por nuestra parte, seguiremos sufriendo "orgasmos gastronómicos" con cada plato que hagamos para así picarle la curiosidad y que siga picando. 

23 comentarios:

  1. Ay! ¡¡Qué complicadito es esto de las comidas y los peques!! Mi mayor era de las que comía de todo y ahora va por rachas, semanas que come muy bien y otras que hasta me dice que la tortilla no le gusta (¿Qué?! ¿Cómo?! ¡¡Pero si llevas comiendo tortilla desde que tenías un añito!!)

    Lo de jugar a Masterchef me ha encantado, jajaja!

    Ay! no nos queda ná por pasar con nuestras "monsters"

    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros hemos pasado de todo con MM, de comerse hasta los platos, a no comer nada, a ahora como esto, pero esto otro no me gusta, y en estos momentos andamos en tiempos de bonanzas gastronómicas, que espero que dure!

      Muak

      Eliminar
  2. Jajaja "orgasmos gastronómicos"!
    Cada niño es un mundo, la mía mayor ha pasado por varias fases, de zamparselo todo a ser una tiquismiquis y vuelta a la fase 1. Y el pequeño es una máquina de comer, se come lo que le plante delante.
    Tu echale paciencia y constancia, cuando dejen de influenciarle tanto los amigos supongo que ya comerá mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que está madurando poco a poco, y se lo voy notando en la comida, fíjate tú que chorrada,pero es verdad. Ahora que le están gustando alimentos que antes no, cuando viene del cole y algún compi suyo no se ha querido comer eso porque no le gusta, ella me lo cuenta riéndose y dice: pero mamá ¿cómo no le puede gustar con lo bueno que está?
      Y ahí entro yo con todo mi arsenal de magisterio para hacerle una clase de empatía y aprendizaje jajajaja

      Eliminar
  3. Estas fases y cambios tan bruscos me dan miedo. Mi bichilla ahora mismo se zampa todo lo que se le pone por delante y también lo que ella misma alcanza sin supervisión. Vivimos de lo más tranquilos pero como mucha gente comenta estos bandazos en la alimentación de niños que era buenos comedores y que de pronto se vuelven súper exquisitos con la comida, no sabemos cómo avanzará la cosa. La mía aún es pequeña para entenderlo de Master Chef, pero creo que el imitar a otros es parte fundamental de este aprendizaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros a BM estamos empezando a ver coletazos rarunos, porque ella come como una lima y lo que le eches, y lleva un tiempo que el " no quele" "no gusta" es cada vez más común... ando acojonaita la verdad.

      Eliminar
  4. ufffffffff todo un sufrimiento.. el mío mayor es de comerse casi todo... hay algunas cosas que no le gustan pero vamos... como a todo el mundo. La pequeña es una devora frutas pero ahí lo dejamos... los demás es horroroso que se lo coma.. y va comiendo bien mientras su hermano siga en la mesa pero como termine pronto... se acabó la fiesta... automáticamente deja de comer, aunque lleve sólo 2 cucharadas.. así que nos inventamos de todo. Hasta esto de darle envidia... y la verdad es que, no siempre, pero funciona muchas veces ;)
    Suerte y a ver si sigue con la buena racha

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En casa pasa lo mismo, como MM termine antes que BM, esta deja de comer. Así que me tengo que andar con mil ojos. Un truco que con BM me funciona muy bien es decir: y esta pinchada quién es? la abuela?
      Y la niña se come a su abuela, con la siguiente pinchada ella dice a quien se va a comer, si, rozamos el canibalismo, pero el plato termina limpito. ¿Y sabes que me pasa con esto? que MM se une al juego, comiéndose a ella a otros familiares.

      Eliminar
  5. Bufff, Peque comía de todo, primero con los purés y luego cuando empezamos a comer "entero". CArne, verduras, pescado, legumbres, ... no hacía ascos a nada, pero ha ido a peor. Empezaba a decir "no me gusta", "no quier", ... Eso y que las comidas se alargaban por hroas, así que este año se queda a comer en el cole. En principio parece que come de todo (de algunas cosas más y de otras menos, claro) y además se está acostumbrando a comer sólo (antes comía en casa de mi madre y la toreaba como quería).
    En casa hay veces que come mejor y otras no, pero espero que sea cuestión de tiempo. Eso sí, lo de la "envidia" funciona estupendamente, aunque nosotros lo hacemos al contrario. Le ponemos la comida en el plato y si no la quiere le decimos, ¡¡pues me la como yo, con lo rico que está!!
    Espero que MM siga comiendo cada vez mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo era una crítica del comedor, de verdad, cuando veía a los niños comer allí cuando sabia que los padres podían hacerse cargo, lo veía fatal. Ahora que estoy en ese bando, digo: anda bonita y cállate la boca. Aunque desconozco sus motivos, también es cierto.

      Mm ha mejorado comiendo, de eso no hay duda, ha abierto fronteras a otros alimentos, no es todo jauja, pero poco a poco.

      Eliminar
  6. Mierda veo, mierda quiero. Es nuestra naturaleza! Ojalá mejore su gusto por la comida! Aunque ya te digo...yo no comí verdura hasta los 20 años. Mi madre flipa ahora viéndome comer brócoli...jajajaja!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajaja en casa decimos: culo veo, culo quiero jajajaja Yo he sido la peor comedora de la historia de mi familia, no sé como a mí madre no le provoqué una úlcera. Pero me ve ahora, y es que no da crédito de como he cambiado tanto.

      Eliminar
  7. Pues en nada la tienes comiendo de todo, porque me da a mí q cocinas de muerte.
    Lo de los niños contaminantes lo entiendo, también lo he padecido con Marcela, q de repente un día me dijo q no le gustaba la verdura O_O
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ooohh muchas gracias guapetona por tu piropazo. Sobre todo, también ha influido que la he metido más en la cocina para que me ayude a cocinar, creo que eso le está haciendo ver la cocina de forma diferente. ¿sabes cuál es mi siguiente paso? que me acompañe a hacer la compra... ya os contaré....

      Eliminar
  8. entonces aún hay esperanza para nosotros. ahora solo me queda dar con la tecla que activa el antojo de victor a ver si así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ahí le has dao! La tecla! en cuanto des con ella, todo va de corrido, con MM ha sido la envidia... jajajaja Ánimo!!

      Eliminar
  9. La mía mayor come casi de todo y variadito, salvo alguna tontería (no me gusta la "azanoria". ¿ein?)
    Pero la pek, ay la pek, se merece todas las horas de comedor de colegio del mundo. Qué pesadaza, tuerce el morrito y dice "no y no", con mil teatros y dos mil canciones conseguimos que coma algo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con la peque no habíamos tenido problema alguno, pero desde un día que se resfrió, oye... que no está por la labor de comer tan bien. Con ella lo que utilizo es el canibalismo, sí, tal cual: venga BM, ¿en esta pinchada quién va? mamá?

      Ella va escogiendo a quien se va comiendo, y oye... el plato enterito cae!

      Eliminar
  10. Recursos no te faltan, porque anda que no es una hora fatídica la hora de la comida con niños así. En casa me recuerdan siempre que yo era mala comedora, y que además comía cuatro cosas contadas... En fin, mis hijas comen de todo, menos judía verde, que no lo entiendo, porque es de las verduras más ricas... Pero si les hago probar, y suelen tener buena boca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo he sido un grano en el culo para mi madre, de verdad, es que es poco lo que me diga. Era lenta, no me gustaba nada, no me gustaba comer al fin y al cabo. Mi madre se tiraba hoooooras conmigo, perdiendo la paciencia en la mayoría de las ocasiones, y con toda la razón vamos!

      Eliminar
  11. lo importante, creo, es que no te vean desesperarte por la comida, que eso se puede transformar en una herramienta de presión sobre los padres, en mi casa tuvimos una así, mi prima, ahora tiene 18 y come ALGO más, pero qué suplicio de niña, en serio...

    MM te quitará tu comida pronto... si BM la deja! x)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no, yo paso de discutir por la comida, o llevarme un sofocón. Hace tiempo sí, pero ahora paso, tranquilamente les digo: no te comes el pescado? pues te quedas sin flan (anoche sin ir más lejos con BM). Ella llora, pero yo tranquilamente retiro el plato y la mando al salón. Y ahí se queda todo.

      Eliminar

Muchas zankius por comentarme! Estaré encantada de leerlo en cuanto me salte el chivato :P

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...