26 jun. 2014

¿Es tan fácil quedarse embarazada?

Desde luego que no. 

¿Os he desanimado? Lo siento, pero es que esa es la realidad. 

Os voy a contar mis experiencias.

Cuando decidí con 24 años buscar a Minimonster, sabía que no era cosa fácil, por eso el mes de noviembre que nos pusimos al lío, "fuimos por ir", sin buscar nada, ya llegaría, no había prisas... Se ve que Minimonster tenía ganas de llegar, pues en ese mismo mes me quedé. 

Fijaros que ni la esperaba tan pronto, que empecé a notar bultos en el pecho y me asusté pensando que podía ser algo grave, fui al ginecólogo para que me examinase, y me confirmó allí mismo mi embarazo. ALUCINABA!

Cuando decidí ir a por Babymonster, hice mis cálculos, todas mis cuentas, para que encajase perfectamente en tiempo laboral. De ese segundo embarazo también me quedé a la primera, no me lo creía, ¡pero qué facilidad! todo se torció cuando a la octava semana me desperté con un sangrado importante, sin ir todavía al ginecólogo, yo sabía que eso ya se había perdido. 

Tuve suerte, que al sangrar tantísimo, me limpié sola y por completo, no tuve que sufrir un legrado. Así que nos dieron vía libre para que al siguiente mes, volviésemos a la faena. 

Pasó el primer mes, y me vino la regla, bueno, normal, no podía tener tanta potra de hacer 3 de 3. Llegó el segundo mes, y ¡anda! otra vez la regla, bueno, no pasa nada. Tercer mes, y ahí estaba la de rojo de nuevo, yo ya empezaba a mosquearme, porque joder, después de 2 tiros a diana ¿por qué este tercero no venía? ¿estaría todo bien dentro de mí? empecé a rallarme y a acojonarme. Cuarto mes... nada. Fue al quinto cuando Babymonster decidió venir, eso sí, arrastró todo tipo de miedos en mí y acojonamientos varios. Cualquier excusa era buena para ir al ginecólogo a que me hiciera alguna eco y yo quedarme tranquila, así estuve hasta la semana 20 que conseguí relajarme al ver que todo iba bien. 

Cuando fuimos en busca del tercer monster, comenzamos en noviembre del año pasado, tenía de nuevo el instinto maternal por las nubes y soñaba con verme embarazada de nuevo, además teníamos las maravillosas vacaciones de Canarias, 8 días los dos solos, tranquilos... queríamos partir la cama por la mitad. 

Yo había hecho todos mis deberes, me empecé a cuidar meses antes, tomando mi natalben, haciéndome todos mis controles pertinentes, mi ginecóloga me había dado vía libre y me decía que estaba todo perfecto. Con ningún embarazo lo había planificado tan bien desde el principio. 

Pero los meses fueron pasando, y allí no había rastro ninguno del tercer monster. Llegó abril, llevábamos 6 meses de búsqueda, y por allí no aparecía el micromonster de las narices. Empecé a enfadarme y a darme cuenta que no es nada sencillo eso de quedarse preñi. 

El día que te viene la regla, te dan ganas de estamparla, piensas qué habéis hecho mal, pero habéis jugado con los días fértiles y la ovulación ¡joder no puede ser tan difícil! Pero no, sí que lo es.

Os reconozco que he desistido, en abril me senté con el padredelasfieras, y hablé con él: no me veía llevando ahora mismo un tercer embarazo con nuestras dos monsters dando la lata como están ahora, con todo el asunto de Minimonster, y teniendo luego que cuidar de 3 monsters casi sola porque el curro de el padredelasfieras no tiene de mucha conciliación familiar. Me siento exhausta, cansada y sin fuerzas para tirar de 3 niños. 

Siempre me ha gustado que los hermanos se lleven poca edad, pero es un sacrificio tan grande y tan agotador, que no me veo preparada ni física ni psicológicamente. 

Mientras buscaba al tercero, estuve leyendo algunos blogs sobre este tema en concreto, que hoy me gustaría traeros por si alguna se encuentra en esa situación de búsqueda. Las palabras de sus autoras, me enternecieron y me hicieron ver lo difícil, duro y extenuante que es vivir esa búsqueda mes a mes. Algunas llevan años buscando a su ansiado bebé, y no tienen suerte. Os animo a que las leáis, en ellos cuentan como van encarando diferentes pruebas médicas, como oscila su estado anímico, como luchan por seguir teniendo esperanzas de que su bebé vendrá.

Si pincháis sobre las cabeceras de sus blogs, os llevará directamente a ellos. 






Y es que según lees, te das cuenta que existen muchos factores que pueden impedir que un embarazo se produzca: fumar, bajo o sobre peso, estrés, la edad, que nuestra pareja tenga un conteo bajo de esperma, tener ovarios poliquísticos... Es decir todas estas variables más otras muchas, van restando monedas de nuestra hucha a la hora de buscar a un bebé. 

¿Qué sucede? Pues que muchas de estas cosas no somos conscientes de ellas, hasta que comenzamos la búsqueda, y nos las tiene que mostrar el ginecólogo a través de pruebas, pues hasta nosotras mismas desconocemos en profundidad nuestro propio cuerpo. 

23 jun. 2014

Toca San Juan y soy madre ¿ahora qué?

Buenas a todos,

Hoy es San Juan, 23 de junio, fecha de fiesta, brujas, hogueras, hechizos, e ilusión. Os reconozco que es una fecha que me gusta mucho, porque es mágica. 

Para las personas que vivimos pegadas al mar, se convierte en el día interminable de playa, terminando con un baño en las aguas, a veces, congeladas del mar. Desde que tengo uso de razón, recuerdo ir de pequeña con mis padres y hermano (mis hermanas aún ni habían llegado) sobre las 23:30h a la playa, para mojarnos los pies como la tradición manda. 

Mis padres nunca han sido de montar fiesta en la playa y encender hogueras, para mi madre lo importante y lo impepinable era mojarse los pies, sí o sí. Y así lo hemos aprendido mis hermanos y yo. 

Recuerdo un año que el padredelasfieras me recogió tarde y me mojé los pies a las 00:15h , me pillé tal enfado que estuve días sin hablarle; los pies hay que mojarlos con la ola que llegue a las 00:00 clavadas y punto. 

Pero hay que ser realistas, cuando toca San Juan y se es madre ¿ahora qué?, reconozco que me "fastidió" el hecho de no poder bajar a la playa como siempre a pedir mi deseo, sentía que me faltaba algo sin sentir esa ola "limpiando" años que habían sido para olvidar; pero es que con un bebé ¡ya me diréis!

El primer año que estaba Minimonster, opté por ir a las 9 de la noche, sí, allí me teníais que ver con una amiga y un paquete de pringles, me mojé mis pies, fui directa a recoger a minimonster de casa de mis padres y a mi casa me fui. Me supo tan poco. 

Así que en años posteriores, dije que no iba a hacer tal chorrada porque además me sentía idiota entrando a las 9 de la noche de espalda en el mar. Por lo que en los años posteriores, usé mi piscina, claro, pensé: - mi piscina tiene agua salada y tiene una corriente continua, no es agua estancada, ¡me sirve y es lo que hay!

Solo el año que yo estaba de 8 meses con Babymonster, pude ir a la playa a mojarme mis pies, recuerdo que jugaba España, pero no recuerdo que competición era, imagino que era la última Eurocopa que ganó. Me costó sangre que Minimonster aguantase hasta las 12 despierta, le expliqué toda la tradición, todo lo que tenía que hacer: ponerse al lado mía y del resto de las personas, esperar a que hagan sonar un silbato, entrar de espaldas, y pedir un deseo. Se ve que le gustó la idea, pero el sueño le podía, aunque aguantó y se mojó sus pies.

Imagen de las playas de Fuengirola, y las personas esperando el aviso para entrar al agua. 
Soy de esas madres que disfrutan enseñando a sus hijas tradiciones de mi familia, para que de alguna forma, estas, continúen. Creo que hoy podría bajar temprano a la playa, cenar con ellas en algún sitio y hacer tiempo hasta que sea la hora de mojarse los pies, pero tengo aún a Babymonster en fase de: - mamá playa no. 

Así que paso de sufrir el suplicio de una niña llorando a mares por ver las olas llegar, mientras entro de espaldas, dando la mano a mi otra hija, y recordando cual era el deseo que quería pedir. Va a ser que no! Y la opción de empezar desde temprano la fiesta en la playa con ellas me niego, seamos realistas, a eso de las 10 de la noche cae una humedad, que las sudaderas y pantalones largos son necesarios, y yo con la "suerte" que tengo me veo al día siguiente a las dos niñas con fiebre porque se han resfriado ¡Pasando! ¡Viva el agua salada de mi piscina porque es lo hay!

Es una tradición que me encanta, pero antes soy madre. Este año me tocará de nuevo meter mis pies en mi piscina a las 12 en punto, y pedir mi deseo, mientras no dejo de sentirme un poco lerda de estar con los pies a esa hora en una piscina y no en el mar. 

Los que celebráis esta fiesta 
¿cómo os organizáis?
¿os pasa como a mí que lo dais por imposible? o por el contrario
¿vuestros hijos aguantan y disfrutan de ella con vosotros?


19 jun. 2014

Mi gran vacío

Esta es una de esas entradas que se quedan mucho tiempo en el área de "pendientes", es de esas entradas que quieres escribir, pero a la vez no; es de esas entradas que te van sacando la sonrisa tal como la vas escribiendo, pero a la vez te van "rasgando" poco a poco el corazón; es de esas entradas que dudas en que siga estando en "pendientes" en tu intimidad, o que sientes que tienes que publicar. 

Mi abuela me dejó hace ya 11 años, y parece que fue ayer cuando le cogía de la mano en sus últimos días, y le leía los Pilares de la Tierra para hacerle compañía, mientras la morfina recorría su cuerpo para paliar sus dolores. Esas nauseas que sufrió la pobre, causadas por la morfina, y como yo a su lado le acariciaba el brazo y le decía que estuviese tranquila, que se le pasaría. Un nudo en la garganta, que a día de hoy sigue estando por estos recuerdos, me acompañaban en mis horas de guardia. Recuerdo ese sillón en su dormitorio, traído desde su piso de Málaga, en el cual nos habíamos sentado todos sus nietos, y como era ahora ocupado por sus hijos, donde hacían guardias sin dejarla sola.

Mi abuela vivía en mi bloque de pisos, se mudó de la capital a nuestra zona cuando ambos, ella y mi abuelo, se hicieron ya muy mayores, y los hijos, entre los que se encuentra mi padre, decidieron que necesitaban una atención más continua. Recuerdo cuando salíamos en pijama y bata, y subíamos dos plantas hasta su casa para verlos y estar con ellos, o como mi perrillo aprovechaba que abríamos la puerta para salir corriendo hacía su casa, adoraba a mi abuelo. O esas navidades, que se encerraba en la cocina con mi madre, a la cual adoraba como si fuera su hija, y mi madre la quería como a una madre, y no paraban de hacer pestiños, y demás dulces. 

Aprendí muchísimo a su lado, nadie como ella hacía los roscos de vino o esa paella, que aún llevando ná y menos, era famosa en la familia y todos repetíamos por lo deliciosa que estaba. El día que nos dejó, dije: -nunca probaré una paella igual de buena. Y así el tiempo lo ha corroborado. 

Recuerdo la noche que cayó muy enferma, era de madrugada y todos subimos porque nos había llamado por teléfono, no se encontraba bien. Llamamos al médico, y nos dijo que la cosa pintaba mal, que había que examinarla mejor, nos dieron el peor de los diagnóstico que una familia puede sufrir: Cáncer de Páncreas. Es el más agresivo, pero también el más silencioso, cuando da señales de su existencia, poco se puede hacer. 

Hace 11 años, en estas fechas justo, mi familia, toda ella, los de Cádiz, Granada, Melilla, todos, éramos un continuo ir y venir al hospital, solo nos quedaba acompañarla en sus últimas horas, esperando el fatal desenlace. Recuerdo mi última visita y lo que me dijo: - Aída, jamás dejes al padredelasfieras, es un buen hombre y te quiere con locura, te hará muy feliz. Por aquella época yo solo tenía 20 años, y llevaba 3 años con él. 

Me reía tanto con ella, tenía un humor tan irónico y era tan larga calando a las personas... recuerdo algunas de sus frases míticas, que conseguían sacarme una carcajada, o como cuando venía mi otra abuela con la cual yo no tenía una buena relación y me refugiaba en su casa. Como jugaba a peinarle, dejándola peor de como estaba y jamás se quejaba, solo me decía: -Nena, ¿pero que me has hecho?. O como jugaba con su piel arrugada de las manos... o esas uñas tan bonitas y rosadas que tenía siempre. Como jugaba poniéndole mis pies congelados siempre sobre su falda, para que ella me los calentara con sus manos. 

Fue una abuela de 10, siempre intentaba arreglarlo todo para cuando viniesen mis padres no vieran nada por medio, infinidad de veces la he visto recogiendo nuestros juguetes de mi hermano y míos, con un recogedor y el cepillo para que no nos regañase mi madre; o como se interponía entre mi padre y alguno de nosotros, si nos iban a echar la bronca. 

Siempre con su toquilla, siempre con esos andares de geisha provocados por unos pies planos, que todos hemos heredados, y con un ojo entre abierto porque la pobre veía ya poco. Gracias a ella, casi toda la familia heredó miopía y pies planos, es nuestra seña de identidad y me siento orgullosa de ello, pues hay en mí cosas de ella. 

Nunca fui una niña cariñosa, pero ella siempre me lo respetó, decía que yo era así, jamás juzgaba a nadie. Ahora me arrepiento de no habérmela comido a besos, pero sé que a día de hoy se siente igual de orgullosa de mí, porque, aunque en el tema de ser cariñosa he cambiado más bien poco, no es lo mismo en la persona que he llegado a ser y en todo lo que he conseguido con esfuerzo y trabajo.

Cuando me dejó, lloré lo impensable, me dejó un vacío que a día de hoy es irreparable; me atormenté durante mucho tiempo por no poder seguir contándole mis cosas, por presentarle a mi hija mayor, por decirle que había decidido estudiar la carrera que es nuestro estandarte en nuestra familia... si hubiese conocido a mi pequeña, se habría enamorado de ella, pues es un clon de mi hermano, su favorito desde que nació. 

Pero llegó un día, que soñé con ella, las dos sentadas en su sofá, como antaño, y yo le relataba todo lo que había sido de mi vida: mi boda, mi carrera, mi casa, y mi tesoro más preciado, mis hijas. Desperté llorando, porque sentí que había estado con ella. 

Muchas veces he llevado a mis hijas al cementerio a ponerle flores, y le cuento anécdotas que tenía de ella; muchas veces siento que en mi casa hay alguien más, pero yo sonrío, porque sé que es ella y como era tan bromista se lo digo: - Abuela, sé que eres tú. 

Mi abuela fue mi segunda madre, mi abuela era el eje sobre el que giraba toda mi familia al completo: - la Abuela. Así es como le llamaban nueras, nietos... 

Abuela a día de hoy aún conservo la colcha que me tejiste a mano en especial para mí, aún conservo tu toquilla, fue lo primero que cogí cuando me dieron tan nefasta noticia y que aún la huelo, y huele a ti.  Abuela sé que contigo está el abuelo y otra gran ausencia en nuestra familia, que en este mes hace un año que nos dejó, no dejando sino consigo, otro gran vacío imposible de reemplazar, dales a los dos un gran beso de mi parte.

Abuela, no sabes cuanto te sigo echando de menos, y cuanta pena me da que mis hijas no te hayan conocido, solo deseo, que me sigas visitando en sueños, que sigamos teniendo nuestras charlas, y que sigas paseándote por mi casa. 

Abuela, tu aniversario se acerca, y me llena de pena y desazón, pero sé que sigues viva, en mis recuerdos, en mí, porque fuiste piedra angular de esta gran familia, porque fuiste una madre para mí, y porque como tú, jamás he tenido una abuela igual.

Te Quiero. 

18 jun. 2014

Acción Solidaria: Smylife Regalando Sonrisas

Buenas a todos!

Hoy el post que os traigo es una entrada especial, os explico. Cuando a veces se ponen en contacto con nosotras, las blogueras, personas que lo único que quieren es ayudar a otros y te piden pues, usar tu plataforma para poder llegar a más personas, eso gusta mucho y se agradece, porque creo que no hay nada que más guste que el saber que desde el blog de una misma, se puede ayudar a otras personas. 

Por eso cuando me pidieron que colaborase, escribiendo solo un post para dar a conocer una nueva acción solidaria que estaba en marcha, no me lo pensé dos veces, me gusta ayudar, creo que estamos en una época en que hay que ayudarnos entre todos, y si escribiendo simplemente una entrada, puedo conseguir que se ayude a esas personas, me acostaré cada noche un poquito más satisfecha por mi día. 

La acción solidaria se llama "Smylife: Regalando Sonrisas" en colaboración con la Fundación Isabel Gemio, que como muchos sabemos trabaja y ayuda a los niños que sufren distrofia muscular y otras enfermedades raras. 

¿Quiénes son Smylife? Pues es una clínica dental madrileña con clínicas también en Manchester, Milán y Bologna, que se encuentra en C/Ortega y Gasset 55. Que en celebración por  su cuarto aniversario, han querido celebrarlo por todo lo alto y ayudando a esos niños, teniendo de madrina a la misma Isabel Gemio. 

Su plan es sencillo y está dividido en dos acciones:

1. Recaudar fondos para la Fundación Isabel Gemio, a través de un vídeo que han elaborado. Nuestra forma de ayudar ahí es muy sencilla, solo tenéis que pinchar en el vídeo, y cada click que reciba el vídeo, será dinero que se recaude para dicha fundación. 


2. Ayudando a esos niños a tener una saludable higiene bucodental, dándoles la posibilidad de ir un sábado de cada mes, de manera totalmente gratuita, a la clínica para poder realizarse desde limpiezas, a tratamientos para caries...

¿Veis? No cuesta nada ayudar a otros, nosotros simplemente por hacer click en el vídeo ya estamos ayudando a los pequeños. 

Por favor, si podéis, difundid el vídeo, recordad que cuantas más visiones tengan, más ayudaremos entre todos. 

11 jun. 2014

Plan Puesta a Punto: El Ejercicio

Buenas a todos!

Por fin saco un huequecito y consigo escribir la entrada que me faltaba, como recordaréis bien, en el mes de mayo me dediqué a publicar unas entradas sobre cómo controlar nuestra alimentación, comiendo mejor y más sano y además os conté qué tal me había ido probando los famosos zumos detox de las famosas. 

La segunda entrada que tenía que contaros era el ejercicio. Queda aún que os hable del "estilo de vida". Mientras estuve comiendo sano, no solo me cuidé la alimentación, pienso que una alimentación sana y equilibrada, debe de ir sí o sí cogida de la mano de unas prácticas deportivas, pero poniendo la guinda con un estilo de vida que ayude. Os voy a contar como me las apañaba yo. 

Intenté ponerme 3 veces a la semana unos 30 minutos de running, muchas pensaréis que es poco tiempo, o pocas veces... pero debido a mis horarios, más no podía, ni de lo uno, ni de lo otro. Luego, aprovechaba que mi casa tiene muchas escaleras, así que me teníais que ver cual saltimbanqui trotando por las escaleras (el culete eso luego lo nota). Las caminatas por el campo en mi bóxer Tula no las perdonaba, y al menos otras 3 veces a la semana, me pegaba una caminata de una hora campo arriba, subiendo peñascos, y bajando cuestas.   Por último, me apunté 2 veces en semana a natación, mi espalda me lo agradeció, y mi barriguita algo empezó a encogerse.



Los días que sabía que me iba a ser imposible dedicarle un tiempo al cuerpo, aprovechaba para ir andando al colegio de mi mayor a recogerla, empujando a la pequeña en el carrito; a lo tonto de mi casa al colegio, ida y vuelta hay más de 2,5km, y con unas cuestas que riéte tú de las de San Francisco. ¿Qué no tocaba colegio o por horario debía coger el coche? pues me ponía el videojuego de la Wii Just Dance 2014, me metía sesiones de 40 minutos ininterrumpidas de baile, o de ejercicios de cardio, la cosa era que no pasase ni un día sin moverme un poco.

¿Sabéis que pasó? Que mi cuerpo se acostumbró a esos pequeños momentos de ejercicios, y era él mismo quien me lo pedía día a día, aquel día que no salía a correr, nadar o pasear, sentía que me faltaba algo y que necesitaba fogar energía. ¿Pero sabéis lo mejor? Que aunque a los primeros días, estás oxidada y te cuesta la misma vida, cuando entras en esa dinámica, sientes una energía y una vitalidad que yo jamás he sentido. Os aseguro que es en la época que mejor me he sentido, porque tenía energías para estar el día entero sin parar, tenía a mi madre boquiabierta por lo que cambié. 

Por último, contaros que, cuando me propuse realizar todo este Plan de Puesta a Punto, una de mis metas era perder peso, y os puedo decir que controlando la alimentación, y haciendo ejercicio de la forma que os he explicado, perdí en un mes 4 kilos, no me he matado en un gimnasio, no me he matado de hambre, y vuelvo a estar en mis 68 kg, como justo antes de quedarme embarazada de Babymonster ¿mi intención? perder unos 3 kilos más y chin pón! 

Ahora y para terminar, quiero presentaros una colaboración que me hace mucha ilusión por la amistad que tenemos y por lo informada que siempre está al respecto de estos asuntos y que es mi gurú en este ámbito. Fue la misma que me ayudo con toda la parte técnica cuando renové mi blog de arriba abajo, y fue la misma a la que le pedí consejo cuando puse todo este "mes saludable" en marcha, os dejo con Laurita Purple. 






Cuando Aída me propuso participar en una de sus publicaciones del Plan puesta a punto, no pude decir que no. Me llamo Laura, escribo en El blog de lauritapurple y desde hace unos pocos meses también en Barcelona Healthy Lifestyle, un blog en el que intento motivar a mis lectores para que cambien o mejoren su estilo de vida a través de una alimentación equilibrada y la práctica de deporte.


Uno de los principales problemas a la hora de comenzar a practicar deporte es la falta de tiempo. Ya sea porque trabajes, porque seas madre, porque seas todo a la vez, te sientas a veces superada y pienses que necesitas añadirle horas al día si es que quieres hacer algo de deporte. Pero es más que probable que después de haber tenido estos pensamientos lo hayas dejado ahí, aparcado.

¿Te has propuesto alguna vez introducir el deporte en tu vida de tal manera que no se trate de una actividad extra, sino, de una cotidiana?

Si necesitas tiempo, puedes tenerlo levantándote un poco antes de ir a trabajar, por la tarde cuando hayas llegado, o cuando tu peque ya se haya ido a dormir. Se trata de que hagas malabares si hace falta con tal de volverte adicta a esas endorfinas, a ese sudor que te hace sentir satisfecha, que lo has dado todo. Sentirte fuerte y capaz de lo que sea. El deporte es mucho más que estar buena, es tener una mente sana y feliz.

Hoy en día ya no necesitas apuntarte a un gimnasio para estar en forma. Por ejemplo, tienes disponible una profesora majísima de Pilates en Youtube. Se llama Cassey Ho y en su web Blogilates, puedes encontrar los calendarios mensuales de pilates en los que te dice qué vídeos has de practicar cada día. También está disponible el calendario para principiantes, que es el que te recomiendo si empiezas desde cero.

Por otro lado, si te animas y decides que vas a incorporar en tu agenda practicar algún deporte, tienes como ejemplo a otras muchas mujeres, trabajadoras, madres, que han incluido el deporte como actividad cotidiana en sus vidas. Tienes El blog de corredoras, donde su autora relata su vida como madre trabajadora y deportista, Happy Fit Mama, dónde Angela cuenta como combina su vida de runner con sus gemelos, a Danielle, cuyo blog habla de la vida en general, pero aquí puedes ver como hizo una carrera de 10km empujando el carro con sus dos niños, o mi favorita, Diana Smith de Livy loves to run. Sigo a Diana también por Instagram porque creo que su fuerza de voluntad es increíble. Ha adelgazado más de 45kg desde que empezó a llevar un estilo de vida sano, modificando su alimentación e incluyendo el deporte en su vida. Tiene dos niños pequeños, y aquí puedes leer como empezó su viaje en la pérdida de peso.

Podría seguir dándote ánimos durante horas, buscando más y más blogs o cuentas de Instagram de mujeres que han decidido que estar en forma no sea una operación-bikini-con-dieta-milagro, sino que se convierta en su nueva forma de vivir, pero solo me queda por decirte que si quieres, puedes, y que es absolutamente necesario cuidarse hoy para estar bien mañana.




Y que nunca es demasiado tarde, así que, 
¿a que esperas para empezar?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...