9 ene. 2015

4 Tips de Feng Shui para mejorar tu energía

Hola a todos, 

¿Qué tal lleváis los primeros días del 2015? A mí me gustan los cambios de año, pienso que en el momento de las doce campanadas y entrada del año nuevo, las casas de inundan de una corriente fortísima de buenos deseos y positividad. Por eso, me gusta siempre a primeros de años, "limpiar" mi casa; como sabéis, me gusta bastante la filosofía del feng shui  tal y como expliqué en esa entrada. 

Opino que muchas de las energías que desprende nuestro hogar nos afecta, y a veces nos sentimos tristes, desganados, apáticos, o estresados, sin saber muy bien a qué asociarlo, pues no tenemos un motivo "real" para ello. ¿Habéis echado un vistazo a vuestra casa? ¿está desordenada? ¿usas colores llamativos? Daros un paseo por vuestro hogar, seguro que según vayáis entrando en cada habitación, vais teniendo una sensación diferente.



Nuestro cuerpo, es como un gran contenedor de energías, que diariamente se encuentra expuesto a diferentes flujos de diferentes tipos, y se va "cargando" de ellas. Aquel lugar en el que pasamos mayor tiempo, es el que más tenemos que cuidar para que solo nos transmita energías positivas, ya dependerá de vosotros si queréis que sea una energía más tranquila o más activa. 


Nosotros mismos somos energías andantes, 
somos un espejo de las energías que hemos absorbido, 
y posteriormente, contagiamos a los que nos rodean de dicho flujo energético. 


Por eso me gustaría traeros unos sencillos tips para que pongáis en práctica en vuestras casas, porque a veces es bueno realizar ciertas limpiezas para sentirnos bien a nivel anímico; además es como una manera de tener la casa "a punto" para el nuevo año. 



Aunque parezca una tontería, nuestro hogar, su distribución, su estado, nos llega a afectar. No es extraño pues seguro que más de uno/a se ha sentido muy cómodo, o al contrario, incómodo, cuando ha llegado alguna casa de algún amigo o pariente. Muchos se extrañan de tener esa sensación y no saben a qué asociarlo, pero uno de los motivos puede ser el color y la decoración escogida para las estancias. 

A las personas nos afectan los colores, por eso en mi casa me gusta aplicar la colorterapia, aplico los colores según las sensaciones que quiero sentir en casa zona de mi hogar. Pero además es muy importante los materiales que utilicemos para las habitaciones, pues cada uno tiene un "efecto" sobre nosotros. 

Os reconozco que cuando paseo por la exposición de Ikea, hay habitaciones que solo verlas, provocan inquietud en mí y nerviosismo, estás suelen ser de colores llamativos (rojos, naranjas, azules...); además me provocan agobio el ver lo masificadas que llegan a estar, no quiero decir con ello que mi casa sea minimalista, pero intento evitar que se vean muchos objetos sobre las mesas y demás muebles. 

Bueno, con esta breve introducción os he explicado cómo podemos poner nuestra casa con un poco más de energía yin; pero hay que tener cuidado, pues no es recomendable tener una casa con energía completamente yin, sino que hay que jugar también con el yang para que exista el equilibrio. Tenéis que tener claro que una casa donde exista demasiada energía yin puede provocar depresión en los habitantes; en cambio, si sobrecargamos un hogar de energía yang, corremos el riesgo de sufrir estrés. 



Y os explico ahora qué hacer para ayudar a que fluya correctamente el Qi, que es la energía vital, por nuestra casa:

Limpiar los armarios y los trasteros. Tenemos la costumbre de acumular y acumular cosas en los altillos, trasteros, ropa que ni usamos en los mismos armarios; pero terminan siendo cosas inservibles y que solo nos están ocupando un espacio. Debemos tirar todo aquello que ya no necesitemos, pues esto nos provoca lentitud y confusión. Porque tal y como dice el feng shui: 


"Para que en tu vida tengas espacio para cosas nuevas, 
es necesario deshacerse de lo viejo". 


Vaciar los armarios de la cocina y ordenarlos. Si tienes muchas cajas, bolsas de alimentos, compra tarros de cristal, y vacía los alimentos en él; puedes aprovechar para ponerles etiquetas para marcar de qué alimento se trata. Y ordena todo por categorías: legumbres con pastas y arroces, todo lo del desayuno junto, lo utilizado en repostería en otro estante... Yo uso cada estante para un grupo. 

Arregla aquello que tiene algún desperfecto. Esa bombilla que parpadea, esa mano de pintura que necesita la habitación, las tapillas de las sillas para que no hagan ruido al arrastrarlas... 

 Despréndete de aquello que no te de buenas energías. Solemos ser animales con tendencia a guardar y atesorar, pero existen algunos objetos en nuestro hogar (un jarrón, un cuadro, un plato, una taza, una figura decorativa...) que "nos da pena", pero pueden ser portadores de energías negativas. 

Con solo estos 4 tips, conseguiremos que la energía (el Qi) comience de nuevo a fluir, y de forma más positiva. 

En mi caso, ya he limpiado los altillos de los armarios; el despacho me provocaba un poco de ansiedad, me metí el otro día y vacié los dos armarios, reordeándolos. Ayer mismo, le tocó el turno a la cocina, me dediqué a limpiar los armarios y sus techos, ordenando los botes de los alimentos y estanterías.  

Espero que os haya gustado
y que pongáis en práctica estos sencillos tips.

¡Nos leemos!

8 comentarios:

  1. Lo de la cocina lo voy a hacer. Los armarios y cuartos lo suelo hacer cada poco, porque me pone nerviosa ver el desorden o cosas que no se aprovechan, enviarlas a otro sitio...
    La cocina... he tirado latas caducadas, pero nunca he llegado a ordenar nuevamente los armarios...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reconozco que yo el tema armarios de los dormitorios lo llevo fatal, hasta el día que me da la ansiedad y lo saco todo y a reordenarlo. La cocina, según veo mis necesidades, hago cambios, porque a veces no me resulta práctica la ubicación de ciertas cosas.

      Eliminar
  2. Pues que no es ninguna tontería, pero me da taaanta lo de los altillos que fijatetaaantaaltilloslo dejo para el próximo lunes. Voy a tener que ponerme a ello, que creo que la apatía se está apoderando de mí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja los altillos son lo peor, primero por la incomodidad que es el sacar las cosas, estando tan altos. Lo mejor es, dedicar un día a cada altillo, así tampoco te agotas, pues al agotarte, cuando llegas al último, no ordenas de una forma tan eficiente como hiciste con el primero. ¿Lo mejor? tirar, donar, y sacar cosas de casa. Ánimos!

      Eliminar
  3. Jo, qué interesante todo esto que cuentas...yo soy muy perra y no me voy a poner a recoger, pero si que es verdad que me gusta tenerlo todo lo más ordenado posible...

    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo un defecto, y es que soy super desordenada... de verdad, nivel vaga total! por eso como cada cierto tiempo paso de tener una casa que es un desastre (y empiezo a notar ansiedad por el desorden, porque me afecta), en el momento que paso a casa hiper recogida, te juro, que me siento más tranquila.

      Muaks

      Eliminar
  4. Muy buenos consejos, quizá algún día, cuando no tenga 2 enanos que ocupen el 95% de mi jornada diaria, los ponga en práctica, porque buena falta le hace a mis armarios.
    Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja ahora esto a ti te viene grande, pero descuida, que luego, muy poco a poco, volverás a recuperar tiempo libre. Ánimo!

      Muak!

      Eliminar

Muchas zankius por comentarme! Estaré encantada de leerlo en cuanto me salte el chivato :P

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...