22 ene. 2015

#HayVidaMásAlláDeLos6: "Los Estudios"

Buenas a todas, 

Muchas lectoras que soléis visitar varios blogs de temas maternales, habréis leído desde la semana pasada algunos post sobre las técnicas de estudios y sus hábitos en el carnaval #HayVidaMásAlláDeLos6. En un primer momento no iba a participar en esta convocatoria pues mi vida 1.0 me ha tenido bastante absorbida, pero debido a un artículo periodístico que leí el otro día, empecé a desarrollar mentalmente este post (como no me da la gana de enlazar el artículo, por el canon AEDE, os comento que está en el Diario Sur y se llama "La madre que se negó a resolverle a su hija sus deberes")



Como sabéis, soy maestra aunque actualmente no ejerzo. Esto me ha hecho que me encuentre frente a mí diferentes casos de niños y "sus" técnicas de estudio en casa. Me veo obligada a poner el pronombre posesivo "sus" entre comillas, pues en realidad no es suya, sino "vuestra", y me explico. 

Cuando un niño, comienza primaria, y se empieza a enfrentar a SUS primeros exámenes; muchas madres se convierten en gallinas cluecas (este término no es despectivo, al contrario, lo uso con cariño pues es como mi padre se refiere a mi madre como es hacia nosotros, como una gallina clueca que abre sus alas y recoge a sus pollitos debajo... sí... se sale mi padre con las comparaciones), y empiezan a tomar como suyas esas técnicas de estudios.


En mi caso, no es así, os cuento como suele ser: MiniMonster llega a casa con deberes o con un examen (os recuerdo que está en 2º de Primaria). Ella ya sabe que debe de hacer: Primero la obligación que la devoción (lema que mi madre me grabó a fuego desde pequeña). Mi despacho tiene una zona con "su despacho", tiene su escritorio y todas las cosas que necesita. Ella va a su despacho y hace sus deberes. Yo no estoy allí, ella debe de enfrentarse sola a sus problemas, a quemar las neuronas e intentar dar ella con las soluciones, no yo. Como siempre le digo: yo ya hice mis deberes del colegio, ahora te toca a ti. Cuando ha terminado con todos los deberes, si hay alguno que no ha llegado a entender, es cuando viene en mi búsqueda o la de su padre; no mientras los hace, sino cuando termina, para evitar así interrupciones y que se entretenga (porque es de las que ve una mosca y se le va el santo al cielo). Y por último, le corregimos. 

Si le toca examen, ella tiene que estudiarse SU lección, en su escritorio, y cuando termina viene para que yo le tome la lección, que dependiendo de la materia, se la planteo o bien de manera escrita (inglés, que así le controlo el writing además del speaking), o de forma oral si son otras materias. 

Ahora es el momento para que se le cimienten sus bases de estudio, ahora es el momento de que ella comience a desarrollar su responsabilidad hacia sus estudios, ahora es el momento que pruebe diferentes técnicas de estudios (que ahí le oriento yo), para ver cual se le adecua mejor. Nosotros (elpadredelasfieras y yo), tenemos que guiarle, pero ella tiene que aprender lo que es la satisfacción pero también el fracaso. (yo he suspendido muchas veces, y no me he enfadado con mis padres porque no se pusieron conmigo a estudiar, sino porque perdí el tiempo, o no me organicé bien. Eso me ayudó a reestructurar mi manera de estudiar e ir modificándola según la materia. Aprendí)

Os contaré una anécdota: MiniMonster va muchas veces de sobrada en algunos exámenes, y recuerdo que tenía uno de matemáticas, le dije que se bajará a estudiar, me contestó que no le hacía falta porque se lo sabía todo. Abogo por un repaso aunque te sepas la teoría de pé a pá, pero quise dejarle que ella tomará esa decisión para que viese que iba a suceder. Y sucedió, ella es una niña que es raro que baje de 7 en los exámenes independientemente de la materia, en ese sacó un 6. Ya ves! que es un 6, que no estamos hablando de un suspenso ni nada, pero ella al ver que había sacado un 6, vino del colegio llorando, ahí le hice ver que esa decisión que ella había tomado no había sido la más acertada, y que por no haber hecho caso a mi recomendación, había bajado de nota. He de decir que nunca más lo ha hecho. Aprendió. 

Siguiente caso: Otro día me llegó, y mi pregunta a los 5 minutos de llegar del colegio (después que me cuenta que ha jugado a Violetta, que la comida del comedor no le ha gustado, y que a menganita sus padres le han puesto de desayunar lo que sea) es ¿tienes deberes?, me dijo que no. Por lo que merendó, jugó, tocó el baño, la cena... cuando ya desfilaba para la cama, clin! se le encendió la luz: Mamá, sí que tengo, se me ha olvidado! ¿Por qué no me has mirado la agenda? Le dije que ya no era hora de hacer los deberes y que no era mi responsabilidad sus deberes escolares, que era la hora de dormir, que su responsabilidad es estar atenta a sus estudios. Lloró, y ambas sabíamos que al día siguiente le caería un punto rojo, pero creo que estando en 2º es un pago no muy dañino para que aprenda la lección. Aprendió. 

¿Qué quiero decir con todo esto? Que he visto en infinidad de veces a alumnos míos que cuando le pedía unos ejercicios me respondían: es que mi madre no me dijo que los hiciera. Yo me quedaba de piedra y mi respuesta era: Es que eso no es responsabilidad de tu madre, tu madre tiene otras muchas responsabilidades, y quien viene al colegio, quien tiene que atender y quien debe responder en clase eres tú y no tu madre. 

Si mi hija me dice, que haciendo el pino, ella se aprende mejor la lección y luego me lo demuestra con las notas, ¡qué siga haciendo el pino y la voltereta si quiere! Pero si mi hija, me dice que aprende mejor viendo la tele y luego no lo veo representado en sus notas, intervendré, le pondré pautas y le enseñaré técnicas de estudios (esquemas, reglas mnemotécnicas, resúmenes...) pero no voy a estar sentada a su lado mientras ella estudia, porque al igual que ella tiene SUS responsabilidades, yo tengo las mías (y que no son pocas!).

Como os comentaba al principio al respecto de ese artículo, a la escritora de dicho post, le han llovido ostias como panes por abogar por este tipo de educación, y os pego literalmente un fragmento de la entrevista:

"Enma protestó porque la profesora la iba a reñir y a poner mala nota, pero su madre creyó que ésta era la mejor forma de educar: no sobreprotegiendo a su hija y dejando que se equivocase para aprender de este error." (Diario Sur)

Yo no recuerdo a mis padres haciendo los deberes conmigo, ni estudiando conmigo, ni dejándome hacer los deberes a las diez de la noche porque se me ha olvidado hacerlos porque de jugar si que me acordé. Y no lo considero como una educación recta, estricta ni nada por el estilo. He crecido siendo una persona responsable, normal, sin traumas... 

Últimamente, veo como las madres se toman los deberes como algo propio, cuando no lo es. Tenemos que enseñar a nuestros hijos desde pequeños, que son responsables de sus cosas, que si son vagos, pincharán en algún momento. 

¿Por qué esa corriente de no "dejar" que nuestros hijos aprendan también con sus fracasos? ¿Por qué ese temor y querer protegerlo de un fracaso? En mi opinión, en la vida se aprende mucho de los triunfos, pero ayyyy amigas, lo aprendido de los fracaso se nos graba a fuego y nos ayuda, nos da herramientas tanto para levantarnos de nuevo como para enfrentarnos a ese problema en un futuro y saber solventarlo.


                              ¿Por qué no ir educando también a nuestros hijos ante eso? 


EDITO: Se me ha olvidado comentar (memoria de pez, Merak, ahí mi Palacio de la Mente me la ha jugado), que nosotras, mejor dicho, los padres somos responsables de ciertos aspectos, que son: Adecuar un espacio propio para sus estudios, hacer un seguimiento de tanto sus logros como sus fracasos, de no por querer ayudar al niño a hacer los deberes sentarlo al lado nuestra mientras vemos la televisión (son niños, necesitan concentrarse, no son multitarea porque su cerebro no puede), y ofrecerle todas las herramientas posibles para que alcancen sus objetivos.



17 comentarios:

  1. Primero de todo, decirte que creo que tienes mucha razón, y me parece que los resultados que estás obteniendo lo demuestran, pero yo no sé si seré capaz de hacerlo igual, la verdad, me imagino más como "mamá gallina" que otra cosa, jejeje, pero te prometo que lo intentaré.
    A ver, que no me refiero a hacer los deberes de mis hijos ni a revisarles la agenda, pero no sé si seré capaz de dejarles solos en una habitación durante un par de horas sin estar yo por allí rondando, jiji.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja a ver, cuando Mm comenzó la primaria, con las cuentas y Eso sí que tuve que estar con ella, porque era algo tan "grande" que se le escapaba de las manos. Pero ahora si le mandan cuentas, ya no me voy a sentar con ella pues las herramientas se las enseñé en su momento. Cuando le lleguen las multiplicaciones, haré lo mismo, le pondré tarea yo, y estaré con ella, apoyandola, pero cuando adquiera ese conocimiento, tiene que hacerlo sola.
      En mi caso no me gusta entrar en su habitación cuando hace deberes pero porque ella se despista mucho, y sé que si entro voy a "cortar" ese momento que tiene de concentración.

      Eliminar
  2. Completamente de acuerdo, el mejor post que he leído sobre el tema en mucho tiempo. Yo también soy o era profesora pero no ejerzo, y estoy a favor de tu método yo creo que es la mejor manera de que crezcan, se hagan responsables y maduren. Y ahí tienes el resultado, es genial! Gracias por compartirlo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras. Creo que hoy en día, existe la idea que si estamos encima de nuestros hijos, como que es mejor para un futuro (super resumida la idea, que con los sabañones no puedo escribir bien jajajaja), pero creo que se nos está olvidando el que debemos de educar a nuestros pequeños a saber solventar ellos solos los problemas.

      Eliminar
  3. Aída, plas, plas, plas, yo creo totalmente en este método de estudio, tal y como lo haces con tu Monster. De hecho, estoy poniendo los cimientos con mis hijas -en infantil- para que sea así en cuanto tengan algo más de responsabilidad.
    De hecho, soy un poco ogra. Porque ellas se pusieron el otro día a hacer la tarea solas (la traen los jueves) y la querían empezar ya, no esperar a otro día. Les dije que adelante, que si tenían dudas sobre lo que tenían que hacer que me la trajeran para explicarles. Eso hicieron y la hicieron solas, pero la petite (3 años) tenía que hacer el libro de palotes (seguir las filas de hormiguitas), e hizo alguna raya de más... Bueno, le dije que no era así como se lo había explicado y se lo hice repetir... Ejem.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si tu eres ogra, yo soy un Orco de Mordor jajajaja te cuento, estas Navidades, le mandaron deberes a MM, tenía que hacer 6 al día para conseguir hacerlos todos. Es cierto que ahí me "acomodé" y no se lo fui revisando día a día, pero claro cuando me senté y vi esa letra tan fullera, esos números tan feos y esa libreta tan sucia, le arranqué todas las hojas y le dije que lo iba a repetir todo, porque eso así no se iba a entregar.
      Ni que decir que lo hizo para enmarcarlo...

      Eliminar
  4. Totalmente de acuerdo, sufrí lo de gallina con mi hermana y espero no cometer el mismo error con mis niños porque al final lo pasas peor y te cargan sus problemas a ti

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, y al fin y al cabo, estos exámenes, deberes... lo único que hacen es "entrenar" a nuestros pequeños a ir desarrollando sus responsabilidades.

      Eliminar
  5. Pedazo de post...el año que viene #PirataMayor entra en primaria y nuestro sistema va a ser ese.... Un Papá en la Cocina es tb del gremio de profes y lo sufre tb cada día. La labor de los padres es educarlos ,no hacer sus deberes ni sus trabajos....
    Genial.

    ResponderEliminar
  6. Aquí una gallina clueca al aparato... eso sí, una gallina clueca en vias de reconvertirse. Lo que tu propones sería una situación ideal, sin duda. Y sé que para recoger esos frutos hay que sembrar antes con constancia, así que este curso hemos hecho borrón y cuenta nueva. Así que estamos en proceso de "reeducarme" poniendo distancia entre ambas. Yo también le digo muchas veces eso de "yo ya hice mis deberes cuando era pequeeña, ahora te toca a tí...". La gota que colmó el vaso fue a principios de curso, cuando un día me dijo. "La profe te ha mandado una nota en la libreta". Cuando la leí ponía "Tienes que hacer mejor la letra". Manda narices. Ahora me hace hasta gracia, pero en aquel momento la cabeza me giraba 360 grados. "A mí?. No guapa, esta nota es para tí, que eres la que escribes, o acaso yo soy estoy matriculada en tu cole y no me di cuenta". Ahí se consumó nuestro "divorcio", aunque he de reconocer que todavía estamos estirando el cordón umbilical en temas académicos. Creo que, al final, hay que tener en cuenta otras variables y no todo vale para todos los niños. Sé cuál es el objetivo que persigo, lo tengo claro y trabajo para que tenga total autonomía, pero por ahora es una capacidad que solo está "en proceso".
    Muchos besos y gracias por sumarte a nosotras.
    PD: Sabes que ahora siempre que piense en tí me acordaré de Sherlock, verdad? ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja Bienvenida Gallina Clueca :)

      Te entiendo con lo de la nota, porque situaciones así he vivido con MM, y alucinaba como me echaba a mí el mochuelo cuando era un "problema" suyo.

      Quiero dejar claro que en mi post hablo concretamente de MM porque sé donde están sus límites y hasta donde puedo "estirar" la cuerda, pero es cierto, que hay niños que sí que necesitan más apoyo por parte de sus padres, sin ir más lejos mi hermano. Con él, este método no hubiese servido, porque el odiaba estudiar, y no te voy a contar la de tardes que me he tirado con él para que hiciera los deberes.... En la educación hay una máxima: No se puede generalizar; pero si es cierto que en las madres si es más común que actúen de esa forma, aún cuando su hijo no lo necesita.

      PD: Me hace una gracia eso jajajajaja tengo esa serie en pendiente que lo sepas :P

      Eliminar
  7. De acuerdo, pero,
    ¿Qué haces si a un niño se la repampinfla lo que le pueda pasar por no hacer deberes? si simplemente le da igual un punto rojo que uno negro que un suspenso como una catedral?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese caso es diferente... de hecho es mucho más complejo, hay niños que no les gusta estudiar y punto, lo he vivido también de cerca con uno de mis hermanos; le daba igual suspender que aprobar. Intentar hacerle más ameno el estudio, o demostrarle la satisfacción mediante premios (que se le irán retirando), si va aprobando... sobre todo hay que estimularle el querer aprobar, y la opción más rápida para comenzar es usar algo que sea inmediato.

      Eliminar
    2. Sí. yo también lo viví con mi hermano pequeño. A los tres hermanos mayores mi madre no nos miró la tarea en su vida, ahora, al pequeño... lo tuvo sentadito a su lado estudiando hasta que el chaval cumplió 18.

      Eliminar
  8. Yo también soy muy gallina clueca y ya estoy viendo que tendré que centrar mis esfuerzos en hacer lo que dices: estar ahí disponible pero dejar que ella sea la que lo haga y que aprenda de sus errores. Conociendome seguro que me dan ganas de hacerselo todo yo y eso no puede ser XD

    ResponderEliminar

Muchas zankius por comentarme! Estaré encantada de leerlo en cuanto me salte el chivato :P

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...